Rueda monótona y de fondo estático

Economía

Nada por aquí. Y, también, nada por allá. Ni en volumen, ni en precios, pareció la actuación operativa querer modificar la situación del último viernes, como si se supiera que el mercado debe proseguir en una zona de «hielo fino» en su piso. La posibilidad del repunte notorio viene emparentada con el riesgo de caer en otra grieta. Y esto llevaría al índice a tener que volver a luchar, solamente para reincorporar sus marcas a la centena de los 1.600 puntos.

Que, ayer, apenas estuvo transitando por el alambre y con un cierre en los 1.606 puntos. Con mínimo a punto de perforar el piso, en los 1.601 puntos, el máximo no superó los 1.612 puntos; como quedó testimoniado, una fecha tan cercana entre sus puntas de valor, que dio la idea de fuerzas sin querer corregir en absoluto lo anterior.

• Poco calado

Y los negocios dieron la pauta del reinicio muy poco entusiasta, que no se alteró ni para el recambio de posiciones. Al término del día, sólo $ 56 millones de efectivo habían circulado por acciones y bajando su presencia global, a nada más que 7 por ciento sobre totales del día.

Diferencia porcentual de 0,2%, en alza, se ganó el rótulo de rueda
neutra con todo merecimiento. Afuera tampoco sucedía nada, con Dow en leve suba y el Bovespa en la onda del Merval. El aburrimiento ganó todo el ámbito y las acciones se disfrazaron de «renta fija».

Dejá tu comentario