Se vuelve ya a exportar carne

Economía

Gradualmente, el gobierno comienza a levantar la prohibición de exportar carne. La evolución de los precios está jugando a favor: ya en 50% de las carnicerías redujeron valores de cortes populares. No alcanzará esto para evitar que abril cierre con una inflación de 1% como mínimo, pero sirve para dar marcha atrás con una medida poco coherente, como es la de sacar a la producción argentina de los mercados internacionales, al igual que si hubiera surgido un brote de aftosa en todo el país. Además, trascendió que se quiere repetir el esquema de «precios de referencia» aplicados para la carne, en el rubro indumentaria. La inflación sigue estando en el centro de la preocupación oficial, pero medidas como frenar la suba del gasto público o dejar caer más el dólar tendrían un efecto más rápido, efectivo y duradero.

Antes de que termine esta semana quedarían liberados los 330 contenedores con carne que fueron frenados por el gobierno pese a que estaban listos para partir al exterior, con todas sus autorizaciones.

Al menos ésa es la decisión de la ministra Felisa Miceli, que también tiene en agenda la liberalización parcial de las exportaciones de carne aunque sería a partir de la semana próxima. La idea del Ministerio de Economía es recurrir a las estadísticas y, con los datos del segundo semestre de 2005 autorizar la venta externa de un porcentaje del volumen operado el año pasado que sería cercano a 50%. La flexibilización de las exportaciones permitirá también un leve incremento de la oferta interna ya que de una media res son seleccionados los cortes destinados a exportación y el resto se envía al consumo doméstico.  

  • Coincidencia

    Algunos sectores que apoyan la gestión de Economía en el tema carnes comentaban ayer que el anuncio de la liberación de los contenedores podría conocerse el viernes, en simultáneo con la realización de una asamblea de productores en San Luis. Dicha reunión de protesta, que podría generar un anuncio de paro o movilización en contra de la política del gobierno en ganados y carnes, es organizada por Confederaciones Rurales-Argentinas (CRA), entidad que conducen Mario Llambías y Néstor Roulet, y que se ha opuesto a la fijación de precios de referencia.

    La reunión promete ser un termómetro de un sector de la ganadería. «Los precios se caen, los productores no venden y los campos no dan abasto porque no hay pasturas por la próxima entrada del invierno.

    La situación financiera de los ganaderos ha ingresado en un cuello de botella: el productor pequeño debe liquidar sus animales y reconvertirse, el mediano puede aguantar y los más grandes, sobregirados, están en serios problemas, porque quieren pagarles muy poco por sus vacas o terneros y no llegan a cubrir los compromisos», explicaba anoche un ganadero santafesino.

    «El productor cumplió y envió animales al mercado. El precio bajó», indicaba un productor cordobés, quien sostenía que en los remates feria la baja fue tan pronunciada que intimidó a los vendedores. «Se llega al punto de querer pagar $ 2,40 por los terneros», indicaba.

    En el Mercado de Liniers, en tanto, ingresaron 11.756 animales, un número normal para un miércoles, cuando en promedio entran 12 mil cabezas de ganado. El Indice de Novillo de dicha plaza registró una leve suba de 0,3% (algunas categorías subieron 1%) y en la semana ya entraron 30.150 vacunos.
  • Dejá tu comentario