Según la UCA, Macri termina su gestión con 40,8% de pobreza

Economía

En el último año 2,8 millones de personas cayeron en esa condición, que alcanza a 16 millones. La indigencia, en tanto, impacta en el 8,6% de la población: niños y adolescentes son los más afectados.

La presidencia de Mauricio Macri terminará con una cifra que alarma. La pobreza en Argentina alcanzó al 40,8% de la población (16 millones de personas), según la medición del Observatorio Social de la UCA. En un año, hay 2,8 millones de nuevos pobres y es la marca más alta de la década. Se estima, en tanto, que el 8,9% (3,6 millones) de las personas vive bajo la línea de indigencia.

Los datos corresponden al relevamiento realizado durante el tercer trimestre del año. Las últimas estadísticas oficiales difundidas por el INDEC, y referidas al primer semestre de 2019, arrojaron como resultado que el índice de pobreza alcanzó al 35,4% de la población y la indigencia, al 7,7%.

Según explicó la UCA en su informe, “el deterioro de las capacidades económicas se mantuvo en el último año, exhibiendo un incremento de las tasas de indigencia y pobreza de los hogares y la población entre el tercer trimestre de 2018 y el mismo período de 2019. Se estima que 6,5% de los hogares son indigentes. En cuanto al comportamiento de la tasa de pobreza en hogares y población entre los años 2010-2019, se observa que en el tercer trimestre de 2019 el 32,1% de los hogares y el 40,8% de las personas se encuentran bajo la línea de la pobreza. Este último valor representa un incremento de alrededor de 7 puntos porcentuales con respecto a las tasas verificadas en el tercer trimestre de 2018 y 12% con respecto al mismo periodo de 2017”.

Al analizar los factores que llevaron a este escenario, el informe señaló: “Las reiteradas devaluaciones, el aumento de la inflación, el estancamiento, el aumento del desempleo y las medidas de ajustes acordadas con el FMI explican el deterioro. En este contexto, la evolución de los ingresos laborales y no laborales de los hogares de sectores medios bajos, quedaron por debajo de los aumentos que experimentaron los precios de bienes y servicios de consumo básico. Lo cual explica el fuerte aumento de la pobreza”.

El deterioro del poder de compra tuvo lugar en aquellos hogares pertenecientes a los estratos más bajos de la distribución, remarcó el estudio. “A esto se sumó un mayor deterioro laboral por pérdida o deterioro de los empleos, así como la imposibilidad de compensar ese deterioro con trabajos alternativos. Esto explica tanto el aumento de la tasa de indigencia, como el aumento de la brecha de pobreza”, subrayó.

En cuanto a la tasa de indigencia, el informe señala que “son los hogares y las personas que habitan el Conurbano Bonaerense las que evidencian mayores riesgos de pobreza extrema”. A su vez, remarca que la indigencia afecta con más intensidad a niños y a adolescentes: “En el grupo de 0 a 17 años, dicha tasa asciende al 14,8%: más de 1,5 millones de niños y adolescentes viven en hogares indigentes.

En cuanto a la pobreza, se destaca que “afecta con más intensidad a los segmentos sociales de trabajadores marginales y el de obreros y empleados, así como a los hogares del conurbano bonaerense. Al mismo tiempo, después de 2017 se destaca un aumento importante en la tasa de pobreza de los segmentos de clase media no profesional: de 4,9% a 14,2%”. La pobreza también afecta más a los niños, adolescentes y jóvenes: el 59,5% (aproximadamente 7 millones) de los niños y adolescentes viven en hogares con ingresos por debajo de la línea de la pobreza, siendo la tasa más alta de toda la serie”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario