Sería de 10% la primera suba del gas a industrias

Economía

Con retroactividad al 1 de enero, los grandes y medianos usuarios empezarán a pagar un «cargo específico» en sus tarifas de gas, que sería de 10% en una primera etapa, para repagar obras de ampliación en los gasoductos troncales que se harán entre este año y en 2008. Sobre el porcentaje a aplicar se habla de 30% o más, pero ese ajuste no se calcularía sobre la tarifa final, sino sobre la parte correspondiente a transporte.

Esta porción de la tarifa equivale en términos promedio a 30%, con lo cual la suba, cuyo monto todavía no está fijado, se aplica sobre la tercera parte de la tarifa.

Así surge de la resolución 2008 del Ministerio de Planificación que excluye de pagar el cargo específico a los usuarios residenciales, al GNC y a las pequeñas demandas comerciales. El problema es que cuantos más sean los usuarios que no aportan al fondo fiduciario, más alto será el porcentaje a pagar por el resto.

  • Excepción

    La norma de la cartera a cargo de Julio De Vido se aferra al criterio de que los hogares no tengan tampoco en 2007 aumentos de tarifas, fundamentando en que son las industrias las que necesitan que se amplíe la capacidad de transporte, porqueson ellas las que sufren interrupciones cuando aumenta el consumo por el frío.

    Pero la exclusión del GNC, que equivale a 12% aproximadamente del gas natural que se consume en el país, no estaba planeada en un primer momento y se vio forzada cuando los expendedores afirmaron que no iban a absorber el cargo específico y que lo iban a trasladar a los consumidores.

    Con esta excepción, además, el gobierno frenó un ajuste mayor-que tenían en vista los estacioneros, para recuperar el nivel de rentabilidad de dos años atrás, aun cuando todavía son las bocas de expendio de combustibles con mayor ganancia.

  • Castigos

    De esta forma, según el acuerdo firmado a fin de año, el precio del GNC se mantendrá sin cambios durante todo 2007, a menos que surjan situaciones inesperadas. Esto implicaría que los estacioneros que venden el producto, deberán hacerse cargo del incremento salarial de 19% a los trabajadores, alternativa que sigue suscitando protestas y dudas.

    El gobierno evitó así el impacto de una suba del GNC al público, pero provocó escozor en las industrias que quieren ahora que el repago de la obra se reparta más en el tiempo.

    Las plantas fabriles y los grandes comercios son también los que deben afrontar los castigos por consumir más electricidad que en igual período de 2005, y los cargos por la ampliación realizada dos años atrás en los gasoductos y la instalación de dos nuevas generadoras eléctricas.

    Estos cargos específicos fueron aprobados por la Ley 26.095 durante 2006 para financiar obras de energía que a esta altura resultan ineludibles, y que las empresas privatizadas no pueden encarar con las tarifas actuales.

    Es probable que también en el caso de Capital Federal y Gran Buenos Aires, las industrias deban afrontar las primeras subas de tarifas a privatizadas que se autorizarían en los próximos días a Edenor, Edesur y Gas Natural BAN.

    En el gobierno predominaría el criterio de que las industrias se vieron favorecidas en los últimos cinco años por el congelamiento de tarifas que llevó a pagar por los servicios mucho menos que en otros países, como Brasil y Chile. Se afirma que aun con los cargos específicos y los incrementos, las empresas en la Argentina pagarán menos por la energía que sus competidores de las naciones limítrofes.

    Desde la industria, en cambio, se pretende que la crisis energética la paguen todos los consumidores, para bajar el impacto en sus costos.
  • Dejá tu comentario