Si no hay gasoil frenarán exportaciones de nafta

Economía

Al estilo de lo hecho con los productores de carne, el gobierno -apremiado por los reclamos del campo debido a la falta de gasoil- optó por lanzar una amenaza directa a las petroleras: o producen todo el combustible que les permite su capacidad instalada e importan lo que falte o se quedan sin la parte jugosa del negocio, la exportación de naftas. No es que, en lo técnico, una cosa esté atada a la otra. Lo que se busca, en realidad, es afectar económicamente a las empresas para que acepten importar gasoil. Sin embargo, la resistencia de éstas tiene su explicación: por cada 1.000 litros de ese combustible que compran afuera, pierden 200 dólares, aun sin pagar impuestos, debido al congelamiento de precios vigente en el mercado interno.

El ministro de Planificación, Julio De Vido, aseguró ayer que el gobierno condicionará las exportaciones de combustibles de las petroleras que no cumplan con el abastecimiento «debido» del mercado interno.

Dijo: «A través de la Resolución 1.338 vamos a condicionar las exportaciones a las empresas que no cumplan con el debido abastecimiento del mercado».

La afirmación es una amenaza directaa las petroleras, porque los problemas de abastecimiento se observan con el gasoil, mientras la Resolución 1.338 establece que debe requerirse autorización y registrarse las exportaciones de naftas, fueloil, querosén, aeronaftas y lubricantes.

Las exportaciones de gasoil, al igual que las de petróleo crudo y GLP, ya desde 2004 deben pedir autorización previa. No obstante, sólo hay alguna venta marginal al exterior de gasoil y cada vez se exporta menos crudo, mientras las exportaciones de naftas constituyen la parte más rentable del negocio de las petroleras.

Esto es así porque, por cada metro cúbico de petróleo que se refina, se obtienen prácticamente las mismas cantidades de gasoil y de naftas, pero como el consumo del primero es mucho más alto en el mercado interno (por la diferencia impositiva que llegó a ser muy significativa en la década del 90), quedan excedentes de naftas para exportar.

El mensaje oficial es: la petrolera que no abastece con gasoil siguiendo la evolución de la demanda e importando en los meses de mayor consumo no podrá exportar nafta. Esto significaría obligar a que las empresas se queden con los excedentes de naftas hasta que haya gasoil.

  • Mayor represalia

    Hay, además, una amenaza implícita de que la represalia puede ser mayor: las petroleras deberían abastecer a todo el mercado, no sólo a las estaciones de sus propias redes, sino también a las blancas, las que se van quedando cada vez más sin combustibles porque deberían comprar los productos a precio más caro que el vigente para el público en los surtidoresde bandera. Por otra parte, el subsecretario de Combustibles, Cristian Folgar, se reunió con el titular de la Bolsa de Comercio de Rosario, Jorge Weskamp, a quien le aseguró que «en los próximos días se irá normalizando el aprovisionamiento de gasoil, atento al ingreso de combustible importado».

    El funcionario, según dijo Weskamp, confió que todo indica que en julio y agosto últimos se produjo un aumento en la demanda de gasoil superior al ritmo de crecimiento de la actividad económica, y que eso significaría que hay una mayor acumulación de stocks por parte de grandes consumidores para hacer frente a sus necesidades futuras.
  • Dejá tu comentario