Sigue derrumbe en bonos; riesgo-país en 1.431

Economía

El indicador JP Morgan subió más de 300 unidades desde que se balancearon los nuevos instrumentos.

Pese a que el país logró una reestructuración exitosa a principios de agosto, la deuda soberana argentina en dólares sigue empeorando sus rendimientos y cada vez se asemeja más a precios similares a los de un país en default. Asimismo, en la jornada de ayer el riesgo-país escaló 2,43% y se colocó en 1.431 puntos. Cada vez más por encima del piso de 1.101 puntos al que había caído cuando JP Morgan rebalanceó el índice sobre la base de los instrumentos emitidos tras el canje.

“Los bonos en dólares operaron ofrecidos desde el comienzo del día, para dejar al cierre caídas de entre 50 centavos y u$s1 en promedio para toda la curva; así quedaron operando en niveles de tasa de entre 14,5% y 16,75%. La deuda en moneda local cerró con leves bajas de entre 0,25% y 0,50% en promedio tanto para los tramos CER como para los floaters. Por el lado de las Ledes se operaron en tasas del 38% en el tramo corto, del 40% en el tramo medio y del 42% en el tramo largo”, resumió la jornada un informe de Grupo SBS. En la planilla publicada por SBS se observa al AL30 con una tasa interna de retorno (TIR) de 15,98% y al GD30 con una TIR de 16,83%.

Ante la consulta de este medio respecto de por qué se profundiza la caída de los bonos, el analista de renta fija de Capital Markets, Nicolás Viveros, señaló: “Hay una crisis de confianza generalizada. No hay claridad con respecto al plan económico y parece que el Gobierno viene corriendo de atrás al mercado, poniendo parches con medidas que no terminaron de afectar positivamente. Por ejemplo, algunas declaraciones del ministro de Economía, Martín Guzmán, en las que se niega a decir el número de reservas netas contribuye a que se genere desconfianza en un tema que se mira muy detenidamente”.

Respecto de la última rueda, Viveros indicó: “Lo mencionado, sumado a un mal día en los mercados del exterior, hace que las caídas se profundicen”.

Por su parte, el analista de Consultatio, Francisco Mattig, añadió: “Creo que la presión que está ejerciendo el BCRA con la venta de bonos para bajar la brecha empujan un poco las cotizaciones de los bonos”.

Ante la pregunta de si cree que el rendimiento que muestran actualmente los bonos indica un castigo exagerado, teniendo en cuenta que en los próximos años el país no tiene vencimientos abultados, Mattig afirmó: “Sí. Hay que ver si aparece un driver que mejore la situación. Por ejemplo, el anuncio de un programa con el FMI”.

Dejá tu comentario