Suba apoyada en una pésima noticia

Economía

Mercado, lo que se dice mercado (es decir, el lugar donde se encuentran compradores y vendedores para transar algún activo, revelando en el proceso su "precio"), recién tuvimos en las dos últimas horas. Lo anterior fue simplemente un escarceo en el que los tres principales indicadores bursátiles oscilaban a uno y otro lado del "neutro", sin llegar a ninguna conclusión.

Hay quien achacó la pasividad mañanera a la idea de un mercado " sobrecomprado"; otros culparon a las desilusionantes proyecciones de DuPont (es curioso que lo peor esté pasando estos días por las empresas ligadas a commodities, con excepción de las petroleras -culpando a los iraníes y a los inventarios de crudo, el barril trepó a u$s 63,94- y las auríferas -ya se habla del oro en u$s 600 la onza-) y los menos a Ford (las pérdidas de British Petroleum fueron "puntuales" y causadas por los gastos tras los huracanes). Al menos en parte, es válido suponer que parte del dinero necesario para el repunte tuvo que ver con la pésima colocación de treasuries a 5 años, la peor en nueve meses (atención al dólar). Nada estridente, pero al cierre el Dow quedaba en 11.043,44 puntos, ganando 0,29%.

• A dónde van las apuestas

Las cinco ideas que están predominando en el mercado son: a) las acciones yanquis ya están muy valuadas, b) el mercado inmobiliario se está enfriando lentamente, c) las tasas de largo plazo permanecerán bajas, d) el dólar entró en un ciclo bajista y e) la mejor oportunidad de inversión pasa por los mercados emergentes. Habiendo visto tantos especialistas equivocarse con sus pronósticos, tomamos todo "con pinzas", especialmente lo de los ME. Pensemos que pocos días atrás, Rusia nos mostró que el término " riesgo" tiene más de una dimensión cuando casi dejó sin gas a toda Europa por un problema (político) con Ucrania. No olvidemos, además, que en los últimos tres años los ME han trepado más de 140% (¡en dólares!) y especialmente América latina, que con un impresionante 226% para muchos se encuentra sobrevaluada. Chances de ganar siempre hay, pero por ahora el dinero mundial parece dirigirse a la Europa del Este.

Dejá tu comentario