22 de mayo 2024 - 13:49

Superávit fiscal: advierte el mercado por dependencia del impuesto PAIS

El gravamen, que es el quinto en aportar mayores recursos al fisco, se ha tornado vital para que Luis Caputo pueda alcanzar un saldo favorable. En mayo seguirán las "buenas noticias".

Caputo en el IAEF. Dijo que cree que el pasado de Argentina juega en contra de su credibilidad.

Caputo en el IAEF. Dijo que cree que el pasado de Argentina juega en contra de su credibilidad.

@IAEF_oficial

El ministro de Economía, Luis Caputo, se mantiene altamente optimista respecto de la marcha del ajuste fiscal, que le viene dando resultados positivos al Gobierno, aunque al mismo tiempo se queja de la desconfianza que aún muestran los brokers y analistas de los mercados sobre la sostenibilidad del mismo.

El titular del Palacio de Hacienda anticipó que en mayo el Sector Público Nacional (SPN) volverá a tener superávit financiero, con lo cual sería el quinto mes consecutivo en el que se cumple el objetivo de mantener las cuentas en verde.

“Aún con cuatro meses de superávit financiero, que van a ser cinco porque en mayo también va a haber superávit, muchos aún dudan y nos porfían. Imagínense si no se estuvieran dando los resultados”, dijo ante la platea del Instituto Argentino de Ejecutivos de Finanzas (IAEF).

Para el funcionario, el problema es el “track record” de Argentina, su pasado, que es a su entender lo que hace que no resulte creíble nada de lo que haga un gobierno, sea cual fuere su orientación. En esa línea de pensamiento, los operadores van a estar esperando la crisis.

Si es por lo que el ministro califica como “porfiar”, los analistas plantean que el resultado positivo que va teniendo el sector público nacional es por efecto del Impuesto PAIS, que encareció 17,5% a la mayoría de las importaciones.

Inclusive, las colocaciones exitosas de los bonos para importadores, los BOPREAL, incluyeron el impuesto, lo cual está haciendo grandes diferencias. El economista Javier Casabal, de Adcap, plantea que “en lo que va del año, el Impuesto PAIS recaudó 0,4% del PBI y explica la mitad del superávit primario”. “Es decir que habría habido déficit financiero de aproximadamente -0,2% del PBI”, de no haber estado ese gravamen, explicó.

Un impuesto que hace la diferencia

El tributo, que nació solo para desalentar que la gente comprara dólares para atesoramiento, se ha convertido en uno de los impuestos que hacen la diferencia. En términos reales, el impuesto PAIS creció el 209,9% interanual en abril con un total de $489.038 millones. Cabe recordar que el superávit primario del mes pasado fue de $264.952 millones. De no contar con ese ingreso extra que el año pasado no estaba, el Gobierno habría tenido déficit.

Si el objetivo de la actual administración es levantar el cepo e ir hacia una normalización del mercado cambiario, está claro que el tributo tiene por destino desaparecer. El propio presidente Javier Milei rechazó las presiones de los gobernadores patagónicos por hacerlo coparticipable, lo que hubiera implicado que se quedara para siempre. Se trata de un impuesto distorsivo que encarece las importaciones, tanto de bienes finales como de insumos para la producción.

Al hablar sobre el anticipo del resultado de mayo que hizo Caputo en el IAEF, el economista Gabriel Caamaño, titular de la consultora Ledesma, también planteó que el Impuesto PAIS viene “con ‘ayudín’ de $ 260.000 millones extra por BOPREAL serie 3, dividendos”.

“No hay mucha sorpresa o novedad ahí. El tema será la magnitud”, sostuvo a través de sus redes sociales. El analista indicó que el ministro de Economía “tiene que lograr que el ancla fiscal no sea impuesto PAIS dependiente”.

Lo que advierten los economistas es que si el resultado fiscal depende del tributo a la compra de divisas para importaciones, entonces la salida del cepo cambiario se torna inviable. De hecho, Caputo no pudo precisar cuándo se podrían levantar las restricciones.

La caída de la actividad, el otro problema

El otro problema es la caída de la actividad, que resta recursos fiscales, lo que puede obligar al Gobierno a profundizar el recorte del gasto.

Según señala Martín Calveira, economista del IAE, la escuela de negocios de la Universidad Austral, “es apremiante la necesidad de que la actividad económica se reactive en aras de sustentar el superávit fiscal y de evitar una mayor profundización del ajuste del gasto”.

“Una mayor profundidad de ajuste podría transformarse en una inconsistencia para el objetivo de reanudar el crecimiento económico luego de doce años de contracción neta del PBI”, advierte Calveira.

Dejá tu comentario

Te puede interesar