Suspendió el gobierno por 180 días exportaciones de carne

Economía

Néstor Kirchner ayer decidió suspender por 6 meses las exportaciones de carne. En la práctica, es como si hubiera un brote de aftosa en todo el país por ese período y se cierran todos los mercados. Fue la reacción oficial a otra jornada con aumentos de hasta 10% en Liniers. Pero el efecto final puede nuevamente ser muy diferente del deseado. Es que la Argentina exporta sólo 25% de la producción total ganadera. En este sentido, el consumo interno es lo que más está impulsando los precios. De base, el problema es muy simple: el país cuenta desde hace 30 años con 65 millones de cabezas de ganado (hoy no hay dudas de que se prefiere producir soja, mucho más rentable). Y la demanda, ya sea de los propios argentinos o del exterior, no deja de aumentar. Complicará esta decisión a frigoríficos exportadores que se verán obligados -como sucedió con el foco de aftosa en Corrientes- a suspender personal. Y afectará contratos ya celebrados de empresas con más de 50 países. Podría haberse tomado una serie de medidas más razonables para enfrentar la situación. La primera y obvia: eliminar la disposición que subió el peso mínimo de faena de animales. Restó en un momento poco oportuno oferta en la plaza.

Tras reunirse con Néstor Kirchner, la ministra Felisa Miceli anunció ayer junto con el secretario de Agricultura, Miguel Campos, la suspensión por 180 días de las exportaciones de carne bovina. A la vez, el gobierno decidió elevar las retenciones y los derechos de exportación de carne con hueso y termoprocesadas de 5% a 15% (no habían sido afectados a fin del año pasado).

Previamente, durante un acto en Avellaneda, Kirchner fustigó los aumentos en los precios de la carne y advirtió: «No me voy a quedar de brazos cruzados». Horas después, convocaba a Casa de Gobierno a Miceli y a Campos.

Miceli justificó la decisión al explicar que, a raíz de factores externos como la salida de Brasil del mercado por la aftosa y el efecto de la gripe aviaria en Europa, había aumentado fuerte la demanda de carnes rojas, lo que provocó un incremento de los precios internacionales.

Claro que también esgrimió que la demanda interna de carne había crecido por «la mejora del poder adquisitivo del salario y del empleo».
«En este contexto, el gobierno considera que es la mejor manera de cuidar el bolsillo de la población, en su tarea de contener el aumento de precios para que no afecte el poder de compra, y cuando vemos un crecimiento fuerte del precio de la carne, es que volvemos a tomar una medida que complementa el Registro de Exportaciones, suspendiendo las ventas externas de carne por 180 días», dijo.

Miceli
agregó que esta medida «va a facilitar el equilibrio entre la oferta y la demanda interna». Según su opinión, ni la Cuota Hilton (unas 28.000 toneladas) y los convenios país-país se afectarían. «Pero como se trata de pequeñas cantidades, lo importante es que 600.000 toneladas de carne vuelven al mercado interno», afirmó.

• Ratificación

Néstor Kirchner, además, había señalado: «No nos interesa exportar a costa del hambre y del bolsillo de los argentinos. Está bien que exporten, está bien que ganen, pero primero vendan a los argentinos a precios que puedan comprar».

Ratificó la política de comprometer al sector empresario para prevenir aumentos de precios y atribuyó a ello que la inflación de febrero fuera de sólo 0,4%, mientras que la de enero había sido de 1%. «Es una lucha difícil. Por eso me duele en el alma cuando no quieren entender que no se pueden salvar unos pocos a costa de otros», advirtió.

Señaló que apenas se difundió la variación del índice de precios de febrero último, « empezó a aumentar el precio de la carne todos los días». «Algunos quieren doblegarnos en el esfuerzo que estamos haciendo para que los precios no suban»,
sostuvo.

El gobernador
Felipe Solá, quien también habló en el acto, ratificó su apoyo a la política de precios. «La inflación no es una ley de la economía. Es el poder que tienen algunos de remarcar para perjudicar a otros que no tienen ese poder. Esto no es lógico, no es natural», definió. El gobernador dijo: «En esta lucha, el Presidente ha tenido que tomar medidas, algunas muy fuertes, y las bancamos».

Dejá tu comentario