Crisis en Turquía: la lira se hundió más de 10% tras la destitución del presidente del Banco Central

Economía

La moneda turca se depreció bruscamente y se interrumpieron las operaciones en la Bolsa de Estambul el lunes, después de la destitución dispuesta por el presidente Erdogan.

La lira turca se depreció bruscamente y la Bolsa de Estambul cerró con una caída profunda, después de que el presidente Recep Tayyip Erdogan destituyera por sorpresa al gobernador del Banco Central.

La moneda de Turquía se desplomó más de 10% hasta las 7,97 unidades por dólar, luego de hundirse casi un 15% más temprano, hasta las 8,47 unidades.

Paralelamente, las cotizaciones en la bolsa fueron suspendidas dos veces por la mañana, en aplicación de un mecanismo que prevé una interrupción en caso de fuertes fluctuaciones.

Los mercados se vieron muy afectados por el despido por parte de Erdogan del gobernador del Banco Central, Naci Agbal, ex ministro de Economía del país, apenas cuatro meses después de su nombramiento.

Agbal fue destituido a última hora del viernes en un decreto presidencial que no dio ninguna razón oficial, pero que se produjo dos días después de que el banco central subiera bruscamente su principal tipo de interés en 200 puntos básicos, una medida bien recibida por los mercados como una forma de luchar contra la inflación.

El despido de Agbal y la caída de la lira en el contexto de una economía que ya está sufriendo el impacto del coronavirus dejó a muchos turcos desilusionados. "Turquía da la impresión de ser un país que no sigue ninguna regla. Ya no hay derechos, ni democracia, y todo esto tiene un impacto", dijo Adem Demirtas, un asesor financiero en una calle comercial del centro de Estambul.

"Apoyar al gobierno no significa hacer la vista gorda ante sus errores. Si se cometen errores, hay que repararlos", dijo por su parte Sukru Kocak, otro residente de la ciudad.

El presidente Erdogan, partidario de un crecimiento fuerte alimentado por el crédito barato, siempre manifestó su oposición a las tasas de interés elevadas. Se refiere regularmente a ellas como el "padre y la madre de todos los males" y dice, en contra de las teorías económicas convencionales, que promueven la inflación.

En un intento de tranquilizar a los inversores, el ministro turco de Finanzas, Lütfi Elvan, afirmó el lunes que se mantendrá un régimen de tipo de cambio libre a pesar de la drástica caída de la lira.

"No haremos ninguna concesión con respecto al mecanismo de libre mercado y mantendremos un régimen de tipo de cambio libre", dijo en un comunicado.

Agbal fue sustituido por Sahap Kavcioglu, economista y ex diputado del partido en el poder, un nombramiento que preocupa a los inversores y arroja dudas sobre la futura independencia del banco central.

El aumento de la inflación en Turquía en los últimos años, unido a la erosión de la lira turca, ha mermado la popularidad del presidente Erdogan. En febrero la inflación se situó en el 15,6% en términos anuales.

La agencia de calificación Moody's consideró en una nota que el cambio de gobernador "muestra que las subidas de los tipos ya no estarán en el orden del día" y que estos incluso podrían ser rebajados para impulsar el crecimiento económico, que en 2020 alcanzó el 1,8%. La otra cara de ese tipo de política, según Moody's, es que se traduciría en "un aumento de las importaciones y en un incremento del déficit de las cuentas corrientes".

Dejá tu comentario