Una leve baja ante tanta mala noticia

Economía

Si en el último comentario decíamos que el volumen negociado fue más bien escaso, esta vez nos toca reconocer que estuvo algo por encima de lo habitual. Seguramente, más de uno dirá que "estuvo lamentablemente" por encima de lo habitual, ya que, salvo en la primera parte de la rueda, los tres grandes indicadores del mercado se movieron del lado perdedor, y para cuando sonaba la campana de cierre, el Dow y el S&P 500 marcaban los mínimos de la sesión, perdiendo respectivamente 0,55 por ciento y 0,75%, en tanto que el NASDAQ apenas superaba su mínimo en 40 centésimos al retroceder 0,78%. Al momento de revisar el listado de los factores que pudieron deprimir el ánimo de los inversores, casi podemos decir que de los negativos prácticamente no faltó ninguno: desde el precio del petróleo, que trepó por tercera vez en su historia por encima de los u$s 50 por barril a u$s 55,05 (no hay entusiasmo con la reunión que celebra hoy la OPEC), la tasa de los treasuries (10 años) y subió a 4,54% anual, los datos macro que estuvieron por debajo de lo esperado, las declaraciones de Greenspan al Congreso, AMD que anunció una caída de ventas en China, Italia que comenzará a retirar sus tropas del Golfo, la presencia de ántrax en el Pentágono, etcétera. Es cierto que también hubo algunas noticias de las buenas: la condena al ex CEO de WorldCom, los resultados de Lehman, el acuerdo entre TiVo y Comcast, pero ninguna de verdadero peso. Al final, queda la duda de si, en vista de tanto "malo", el cierre del Dow en 10.745,1 puntos no debe ser visto como el de un mercado que bajó menos de lo que podría suponerse que le tocaba hacerlo.

Dejá tu comentario