10 de abril 2008 - 00:00

Una tarde para el termo y el mate

Una tarde para el termo y el mate
"La única alegría de la mesa es un sifón azul que está en el medio..." Bellamente describía Fernández Moreno una reunión donde la familia sólo comía, nadie hablaba. Y lo único que le faltó a la rueda de ayer fue conseguir un sifón azul y colocarlo en medio del recinto porteño.

Estuvo claro que la languidez, y la terrible monotonía que desgasta en el paso de las horas no resultaba un patrimonio de Buenos Aires, sino que, dando la vuelta al mundo, era lo que prevalecía en casi todos los indicadores. Empezando por el crucial navío mayor, el Dow, que siguió encallado y hasta deparar una desmejora leve de 0,39 por ciento. Para el Bovespa, la función costó más cara, en virtud de un rebaje de 1,5% al cabo del día.

Jornada en la que la única alegría atravesaba por los que juegan con el petróleo, y sus nuevos máximos, aunque trayendo desesperación en los que deben importarlo.

Nuestro Merval sostuvo bien el ritmo, dando vueltas sobre un circuito cerrado en cuanto a cotizaciones. Sin ánimo para romper la quietud de modo decidido, el indicador Merval registró su mínimo en 2.135 puntos, con máximo de 2.163 y una clausura incolora que lo dejó depositado en los 2.149 puntos. En esto fue idéntico al Dow Jones, con rebaja de 0,40 por ciento.

  • Paridad

    Las diferencias testimoniaron la paridad de intenciones, con 29 papeles en aumento por 31 descensos. En volumen, se trabajó en buen nivel y sumando 96 millones de pesos de efectivo para acciones, 16 por ciento de segmento. Congelada la rectora Tenaris, con saldo neutro, las demás de importancia ponderada se movieron tibiamente.

    Una rueda para el intercambio en la meseta, lo que ofrecía buena ocasión para llevar termo y mate a los que, escasamente, pueblan el recinto. Y la Bolsa, apoltronada.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar