Uruguay, más lejos ya del Mercosur: firmó con EE.UU.

Economía

Uruguay firmó finalmente ayer el acuerdo marco de comercio y de inversiones con Estados Unidos, en un paso que, según analistas, lo acerca a un Tratado de Libre Comercio (TLC) con ese país, lo que, de concretarse, implicaría su alejamiento del Mercosur.

El Acuerdo Marco de Inversión y Comercio (TIFA, por su sigla en inglés) prevé la creación de un grupo integrado por ambos países para promover el intercambio. Si bien el gobierno de izquierda de Uruguay dijo que no está negociando el libre comercio con Estados Unidos, el ministro de Economía, Danilo Astori, no descartó ayer la posibilidad de que el TIFA derive en un TLC.

Este funcionario fue desde el primer momento el principal impulsor en el gobierno de Tabaré Vázquez un acuerdo más amplio con Estados Unidos, aun a costa de las críticas del Frente Amplio, que llevó al presidente uruguayo al poder.

«Ahora vamos a concentrarnos en este acuerdo marco. Lo que vendrá después no podemos anticiparlo ni descartarlo, lo iremos viendo paso a paso», dijo Astori en referencia a la posibilidad de concretar un acuerdo comercial de mayor alcance.

El TIFA «es un nuevo paso que dan los gobiernos de Uruguay y Estados Unidos en busca de profundizar sus relaciones en materia de comercio e inversiones, una necesidad imprescindible para nuestro país que necesita diversificar sus posibilidades de inserción internacional», agregó el funcionario uruguayo en una conferencia de prensa.

  • Rispideces

    El acercamiento entre Uruguay y Estados Unidos despierta rispideces en el Mercosur, dado que las normas del bloque prohíben la firma de TLC de uno de sus miembros con otro país.

    Uruguay y Paraguay reclaman a los socios grandes del bloque, la Argentina y Brasil, mayor atención para reducir asimetrías entre los miembros de la unión, y amenazan con buscar acuerdos fuera del Mercosur. La Argentina y Brasil ya mostraron su oposición a este tipo de acuerdos.

    Uruguay había rechazado en setiembre del año pasado una propuesta de Washington para firmar un TLC mediante una «vía rápida», debido a que prefería tener más tiempo para la negociación. Ese país ya tiene un acuerdo de protección recíproca de inversiones con Estados Unidos, por lo que las tratativas ahora deberán focalizarse principalmente en los aspectos comerciales.

    La comisión binacional bipartita,que comenzará a funcionaren abril y se reunirá al menos una vez al año, tratará temas como los subsidios a las exportaciones y los derechos de propiedad intelectual, entre otros asuntos.

    «El propósito del TIFA es que nos ayude a encontrar maneras para ir explorando y ampliando las oportunidades económicas que existen entre los dos países, identificar las áreas de oportunidad para los dos países», dijo John Veroneau, Representante Adjunto de Comercio de Estados Unidos. Veroneau se mostró cauto sobre el camino que tomarán las negociaciones dentro del acuerdo marco.

    «El TIFA es un paso hacia adelante muy importante, pero debemos dejar secar la tinta antes de empezar a hablar de otro tipo de acuerdos», aclaró el funcionario estadounidense, que hoy estará en Buenos Aires para presentar, junto con el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana, la permanencia de la Argentina dentro del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP), por el cual continuará el beneficio para algunas exportaciones argentinas sin pagar arancel por unos u$s 600 millones hasta 2010.
  • Dejá tu comentario