Venezuela salió de la hiperinflación y proyectó crecimiento del 4% para 2022

Economía

El país cerró el año con una inflación de 686%, según el Banco Central (BCV), con registros mensuales por debajo del 50%, el umbral tradicional establecido para que un país supere la hiperinflación.

Nicolás Maduro, celebró este sábado la salida del país de la hiperinflación después de cuatro años, y proyectó un crecimiento de la economía de 4 % en 2022.

Venezuela cerró el año con una inflación de 686%, según el Banco Central (BCV), con registros mensuales por debajo del 50%, el umbral tradicional establecido para que un país supere la hiperinflación.

"Esto nos hace ser optimistas en haber superado los lastres de la hiperinflación y en poder, con mucha disciplina, trabajo, esfuerzo, con mucha inteligencia, audacia y sabiduría, el año 2022 emprender un camino para ir aplanando y derrotando la inflación alta", dijo Maduro en su rendición de cuentas anual ante el Parlamento de mayoría chavista.

El mandatario aseguró también que 2021 fue primer año de recuperación y "crecimiento" del país, aunque el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronostica un octavo año en negativo.

"Se proyecta un crecimiento anual (en) 2021, ya lo dirán los expertos en sus estudios, superior al 4%", afirmó el mandatario, que ha hablado además de un crecimiento del 7% en el tercer semestre, sin dar detalles del indicador. El BCV no publica datos del PIB desde el primer trimestre de 2019. Y según el FMI, el PIB per cápita de Venezuela cayó a 1.541 dólares, por debajo del de Haití.

Pero Maduro habla de un "crecimiento" tras la "guerra económica" que denuncia desde 2015 y un "bloqueo" por parte de Estados Unidos y su política de sanciones para presionar una caída del gobierno, que incluye un embargo petrolero. Proyectó "2022 como el año del surgimiento". "Vamos a una expansión del crecimiento del emprendimiento", sostuvo.

La última vez que Venezuela registró una variación mensual por encima del 50% fue en diciembre de 2020, cuando los precios aumentaron un 77,5%. Desde enero de 2021 y hasta hoy, Venezuela no ha registrado variaciones mensuales por encima de los 50 puntos. Sin embargo, aunque no tenga el prefijo "hiper", sigue siendo la inflación más alta del mundo. La hiperinflación de Venezuela ha sido una de las más largas de la historia moderna, superada solo por la de Nicaragua (1986-1991) y la de Grecia (1941-1945).

¿Cómo bajó la inflación?

Con la caída de los precios del petróleo en 2013, una contracción de la economía y las sanciones impuestas por EE.UU, Canadá y la Unión Europea, la administración de Maduro aplicó una importante reducción de gastos por parte del Estado, restricciones al crédito bancario y un menor gasto en bolívares para mantener la estabilidad del tipo de cambio.

Para 2017, el déficit público superaba el 20% del Producto Interno Bruto (PIB), el más alto de América Latina. Pero un estudio independiente de la Universidad Católica Andrés Bello lo situó en 7,9% para 2020.

Otras medidas aplicadas fue acabar con el subsidio a la gasolina (por años la más barata del mundo, más barata que una botella de agua mineral), aflojar el control de precios y abrir el mercado cambiario, que estuvo sujeto a un férreo control estatal por más de 16 años. Esto permitió más importaciones y un pequeño renacer de la industria privada.

Dejá tu comentario