Los números que analizó el Gobierno para decidir la expropiación de Vicentin

Economía

El presidente Alberto Fernández decidió avanzar con la intervención y expropiación de la empresa agroindustrial. Se trata de la sexta agroexportadora del país, con capitales accionarios en 20 firmas pero que acumula deudas por $100 mil millones. Entre sus principales acredores está el Estado.

El gobierno nacional anunció la intervención y expropiación de la empresa agroindustrial Vicentin, sexta compañía en el mercado de granos del país, cuya deuda total asciende a cerca de $100 mil millones y que se encuentra en concurso de acreedores. Ocurre luego de que funcionarios analizacen cifra por cifra la acusiante situación financiera de la empresa que tiene en el Estado nacional a uno de los principales acreedores. Un informe oficial al cual accedió ámbito.com refleja los principales números de la compañía y da cuenta del porqué del anuncio de esta tarde.

El presidente Alberto Fernández dio a conocer la decisión este lunes en conferencia de prensa junto al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, la senadora mendocina por el Frente de Todos, Anabel Fernández Sagasti, y Gabriel Delgado, futuro interventor de la compañía que a partir de ahora pasará a ser de capitales mixtos, con YPF Agro a la cabeza. “Estamos firmando un DNU que dispone la intervención del Grupo Vicentín, y hemos designado como interventor a Gabriel Delgado. Y estamos mandando al Congreso una ley de expropiación para que el Estado nacional se haga cargo”, dijo el mandatario.

Fernández remarcó una y otra vez durante la conferencia que Grupo Vicentin es una empresa "estrategica" de vital importancia para el mercado de granos argentino, por lo cual destacó la necesidad de avanzar con la expropiación, que tendrá como punta de lanza un proyecto impulsado por Sagasti que el propio Ejecutivo enviará al Congreso. Es de "suma importancia" para "la soberanía alimentaria" del país, insistió.

Los números clave de Vicentin

La compañía de capitales nacionales, nacida de la mano de tres hermanos - Máximo, Pedro y Roberto Vicentin - en la década del 20 del siglo pasado, cuenta con participación accionaria en 20 empresas tanto en Argentina como en Brasil, Uruguay, Paraguay y España. Si bien en los últimos años tuvo un pasar próspero, actualmente atraviesa su peor momento debido al exhorbitante nivel de deudas comerciales y financieras, que alcanzan los $99.345 millones.

En el informe elaborado por el Gobierno al que tuvo acceso este medio se desprende que la compañía agroindustrial es la sexta agroexportadora del país. Es además la principal empresa en el negocio de molienda de oleaginosas del país ya que cuenta con una capacidad de 29.500 toneladas diarias, con ventas que rondan e incluso superan los u$s3 mil millones durante los últimos tres ejercicios, siendo el 85% proveniente de exportaciones.

Asimismo, es la mayor empresa de molienda de granos del país en términos de capacidad instalada. El volumen total que pasa por la empresa explica el 9% del total exportado de Argentina con 8,4 Millones de toneladas. "La molienda de oleaginosas representa un 85% de los ingresos de la compañía. El 15% restante se distribuye entre biocombustibles 7% y otros (fundamentalmente trading de cereales) el 8%", remarcan.

En los últimos años, lejos de mostrar una situación de fragilidad, declaró un incremento de hasta 42% en las ventas al exterior de granos, legumbres, harinas y aceites entre las campañas 2015/16 y 2018/19, según cifras del Ministerio de Agricultura.

"En un mercado particularmente concentrado como el de granos y aceites en el que las principales cuatro empresas exportadoras concentran el 48% de las ventas externas totales de Argentina mientras que las principales 10 representaron el 91% del total de negocios de exportación de granos y productos derivados de origen argentino durante la campaña 2018/19, la mitad de las firmas exportadoras pertenece a capitales extranjeros y la mitad a capitales nacionales (AGD, Vicentín, ACA y Molinos Agro), vendiendo estas últimas un total de 35 millones de toneladas de productos agroindustriales en la anterior campaña, un 36% del total de negocios de exportación agroindustrial realizados por el país en el período (Fuente MAGyP)", señala el informe.

A su vez, de acuerdo al ranking de exportaciones por año calendario y por exportador en toneladas de la Subsecretaría de Mercados Agropecuarios, durante 2016 exportó el 8,6% del volumen total mientras que para 2019 la porción creció hasta el 10,5%. Asimismo, mostró un aumento en la facturación entre 2017 y 2019 de casi u$s700 millones al pasar de u$s3.535 millones a u$s4.256 millones.

Por otro lado, mientras registraba un incremento interanual en la facturación, en los últimos años la compañía mantuvo un pasivo de apenas el 20%. Según indica el informe en base a datos financieros de la compañía "los pasivos financieros representan un 20% del total de la facturación, con lo cual todo indica que la situación de liquidez y endeudamiento era razonable y controlada. Es decir que según la indicación de los balances 2018 y anteriores, la empresa venía atravesando una situación de expansión más que de crisis o endeudamiento".

Las cifras muestran la importancia de Vicentin como activo económico para el país y al mismo tiempo contrastan con la crisis financiera y el "stress" que acusaron los directivos de la empresa, mientras aumentaban constantemente la deuda que hoy día llega a cifras exorbitantes (unos u$s1.500 millones).

Del informe se desprende que hay al día de hoy un total de 2.638 acreedores que esperan cobrar los créditos, préstamos y operaciones realizadas con la empresa. De ese total, $63.961 millones representan deudas con el sistema financiero local e internacional mientras que un 23% se encuentra acumulada en entidades financieras públicas y privadas argentinas.

El Banco Nación es el principal acreedor bancario local con un total de $18.182 millones (u$s350 millones en créditos), pero no es el único. La firma mantiene deudas por $1.814 millones con el Banco Provincia de Buenos Aires, por $752 millones con el Banco Hipotecario, $652 millones con Banco Macro, $508 millones con el Banco de Entre Ríos, $372 millones con el Banco de Santa Fe, $374 millones con el Itaú, $318 millones con el Ciudad y $313 millones con el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE).

Al mismo tiempo, la deuda de la empresa con acreedores financieros internacionales asciende a $30.153 millones. Más del 50% pertenece a International Finance Corporation con $ 16.504 millones, pero también figuran Netherlandese Financerings con $9.228 millones e ING Bank NV - Tokyo Branch con $ 4.420 millones.

Otro aspecto importante que hace a la relevancia de la empresa tiene que ver con la cantidad de puestos de trabajo que directa o indirectamente depende de ella. Según cifras oficiales, Vicentin cuenta con cerca de seis mil trabajadores que se distribuyen principalmente entre 2.195 de la industria aceitera (1.283 a Vicentín SAIC, 806 a Renova SA, 58 a Renopack SA y 48 a Patagonia Bioenergía SA); 920 de la algodonera; 376 de la vitivinícola y 2.057 de la frigorífica, apunta el relevamiento del Gobierno. Esto es debido a su injerencia accionaria en cerca de 20 empresas:

ALGODONERA AVELLANEDA S.A.: 2,9959% del capital

BUYANOR S.A., elaboración y fraccionamiento de algodón hidrófilo y pañales: posee un 0,6% de la tenencia accionaria

RÍO DEL NORTE S.A.: tiene el 50% de la participación societaria

OLEAGINOSA SAN LORENZO S.A.: actualmente posee el 99% de las acciones

DEFEROL S.A.: posee el 94,97% del paquete accionario

FRIAR S.A.: posee el 0,39% de tenencia accionaria

VICENTIN PARAGUAY S.A.: 97% del capital

VICENTIN EUROPA SL: participación accionaria del 100%

RENOVA S.A.: tiene el 33.33% de la participación accionaria. Una de las más importantes. Se dedica a la producción, elaboración y transformación de aceites vegetales crudos y/o grasas animales en comestibles y/o biocombustibles.

ENAV S.A.: tiene el 55% del paquete accionario

EMULGRAIN S.A.: tenencia accionaria del 25%

JUVIAR S.A., fabricación de vinos y mosto: participación de un 3% del capital

SIR COTTON S.A., actividad agrícola: participación de un 3% del capital

TERMINAL PUERTO ROSARIO S.A., servicios complementarios para el transporte por agua: tenencia accionaria de un 10,2%

SOTTANO S.A., bodega de Mendoza: 5% de la tenencia accionaria

PLAYA PUERTO S.A.: actividad logística: actualmente 10,2% de las acciones

VICENTIN BRASIL COMERCIO E EXPORTACAO E IMPORTACAO DE CEREAIS ME: posee el 100% del capital

BIOGAS AVELLANEDA S.A.,producción de biogás para generación eléctrica: 50% de la participación accionaria

RENOPACK S.A., servicios de fasón y/o fraccionado de aceites vegetales y productos relacionados: participación accionaria del 50%

VICENTIN SAIC SUCURSAL URUGUAY

Deuda con empresas locales

Según cifras del informe elaborado por el Gobierno en base a datos de organismos financieros, el Grupo Vicentin ostenta una deuda comercial por compra de granos por $26.657 millones con empresas locales, lo que representa casi un 26% del total de la deuda general. De esa porción, un 31,33% (más de $ 8.000 millones) están en manos de cerca de 100 cooperativas agropecuarias, cuya principal acreedora es la Asociación de Cooperativas Argentinas CL con casi el 20%.

Se trata de un número más que importante que involucra a un centenar de empresas dependientes de la comercialización con Vicentin, lo cual representa otros tantos miles de puestos de trabajo indirectos relacionados con su actividad.

Deudas impositivas y aduaneras

En línea con las deudas de la empresa, otro acreedor directo es el Estado nacional a partir del impago de impuestos y conceptos aduaneros. La cifra total se eleva a un valor $9.549 millones que durante el Gobierno de Mauricio Macri fueron acumulándose al mismo tiempo que la empresa registraba alzas en sus ingresos.

"Estas deudas se explican principalmente por conceptos aduaneros que representarían el 94,4 % de las deudas agrupadas como “impositivas y aduaneras” mientras que las deudas con la DGI-AFIP serían un 4 % de este agrupamiento", detalla el informe.

“La compleja trama societaria, la existencia de empresas controladas en el extranjero, la naturaleza rentística que denota el comportamiento de la empresa a través de la información contenida en sus balances, obliga a desplazar el argumento empresario que vincula la crisis de la firma con lo que denominan estrés financiero", señalan y agregan: "Por si esto fuera poco, los juicios de la AFIP contra la empresa se asientan en dudas que apuntan a una sobre estimación de costos y a la alteración de la base sobre la que deben calcularse los derechos de exportación". Dicho de otro modo, explica el informe, la AFIP supone que la empresa incurrió en el delito de sub-declarar exportaciones.

"Teniendo en cuenta que frente a un escenario de quiebra de la empresa o de dilación de los procesos judiciales, habría grandes posibilidades de que el volumen agroexportador de Vicentin S.A.I.C. (10 millones de tn - 9% del total de la oferta exportable) pase a manos de sus competidores y consecuentemente el mercado se concentre aún más en los mismos actores transnacionales, que continuarán especulando con la liquidación de divisas expoliando nuestros recursos y transfiriendo sus rentas al exterior y a países no cooperantes con baja o nula tributación, es que resulta imperioso tomar medidas tendientes a evitar la situación planteada", concluye el informe.

En base a las cifras analizadas, el Gobierno tomó la decisión de intervenir la empresa para evitar aún una mayor concentración de un mercado parcialmente concentrado y dominado por empresas extranjeras. De esta manera, el Ejecutivo busca controlar y evitar el incremento de la deuda de la compañía y al mismo tiempo ingresar en un sector que, en los últimos meses y debido a las restricciones en el mercado cambiario, incrementó la especulación financiera. Así, el Gobierno no solo podrá tener injerencia en los precios de los alimentos sino en termino de liquidación de divisas, necesarias para diagramar un plan económico.

Dejá tu comentario