Volvieron a caer títulos argentinos; Kirchner jura que no es culpa del INDEC

Economía

Se acentuó ayer la desconfianza sobre la Argentina con otra fuerte caída en sus títulos. A tal punto llega el impacto de la intervención del INDEC, que Néstor Kirchner por primera vez en su gestión habló de la cotización de bonos, del riesgo-país y de quienes vendían en la plaza. Estaba mal asesorado: dijo que la caída no era producto de los cambios que introdujo en el área de precios del INDEC. En las últimas 48 horas, los que más perdieron son los bonos que indexan por el CER o costo de vida. Los otros, los emitidos en dólares, están estables. Es clara muestra de que se desconfía de los números oficiales a futuro. El gobierno ya está pagando costos por la torpeza de cambiar funcionarios en el INDEC. Debió suspender la emisión que tenía prevista para hoy de u$s 500 millones de deuda por esta minicrisis. Lo hará seguramente el miércoles próximo pagando una tasa mayor que la prevista. Para hoy se espera que frene la ola de ventas en el mercado, pero el daño está hecho y costará no poco tiempo repararlo.

La baja de los bonos se profundizó ayer y se extendió a los títulos en dólares. «Al principio de la rueda algunos salieron a ponerle freno a la baja y compraron, pero no fue suficiente», contó un operador.

Los títulos del canje fueron los que más descendieron: perdieron hasta 3,7%. La baja se aceleró después de que Néstor Kirchner desvinculó los cambios en el INDEC de la caída de los papeles y la atribuyó a un fondo de inversión que está vendiendo bonos que compró en diciembre. (Ver vinculada.)

Este argumento hizo que los operadores perdieran la última esperanza de que cambie la situación en el INDEC y aumentó la cantidad de vendedores. «La segunda ola fue peor que la primera», dijo un operador.

En el mercado no se detectó, ni acá ni en el exterior, algún fondo tan activo como para ser el determinante de la caída. Un gran vendedor siempre es fácil de identificar. En cambio se observó a una legión de vendedores que se quisieron desprender de los bonos porque el índice por el que ajustan, el CER, no les merece confianza.

El PAR en pesos, uno de los títulos del canje, perdió 3,67%, mientras el Discount en pesos bajó 0,50%. Los cupones PBI en pesos y en dólares perdieron casi 2%.

  • Mayor baja

    Entre los bonos posdefault, la baja más resonante fue la del BOGAR 2018, el título de las provincias, que retrocedió 1%. El BODEN 2014 retrocedió 1,30%. La Argentina fue la peor entre los países emergentes.

    También bajaron los bonos argentinos en dólares. El índice del Mercado Abierto Electrónico (MAE) que mide las operaciones en dólares por los títulos en dólares en el exterior, perdió 1,15%.

    En la región los únicos bonos que bajaron fueron los argentinos. Subieron hasta los de Ecuador. La recuperación de estos títulos fue de entre 1% y 2%, porque se alejan los temores de que el nuevo gobiernoecuatoriano incumpla con los pagos de intereses la semana próxima.

    El riesgo-país argentino pegó otro salto y subió a 212 puntos, 3,84% más alto que el miércoles. En pocos días el riesgo argentino subió más de 15%.

  • Posible rebote

    Los bonos argentinos siguen vulnerables para hoy, aunque muchos esperan algún rebote porque, aunque los índices del INDEC no sean confiables, la inflación existe. «Supongamos que dibujando la inflación el gobierno llegue a fin de año con un CER de 10%, mientras los bonos tienen más de 4 puntos de renta sobre el CER y el dólar esté en $ 3,15; la ganancia que se obtiene triplica a la de los bonos del Tesoro de Estados Unidos», razonó un operador para justificar por qué cree que esta oleada de bajas va a ceder en poco tiempo. «El secreto es que la tasa de los bonos del Tesoro norteamericano siga en estos valores de entre 4,75% y 4,80%», agregó.

    Lo positivo de las últimas ruedas es que las bajas son graduales, porque no hay vendedores desesperados.

    Pero la preocupación por lo que ocurre en el mercado ha obligado al Ministerio de Economía a tomar precauciones para la licitación de u$s 500 millones del BONAR VII. Por de pronto no hay fecha definida, pese a que el escenario exterior es más favorable que el de la anterior licitación. Saben que el tema del INDEC está golpeando en el ánimo de los inversores. Por eso el secretario de Finanzas, Sergio Chodos, mantuvo reuniones con directivos de las AFJP para que participen de la licitación del bono. No quieren pagar una tasa superior a 7,70%, que fue lo que consiguieron en la licitación anterior. Ayer los BONAR VII que están en el mercado perdieron 0,10% de su valor y en una semana cayeron 0,60%.

    En el mercado cambiario, el dólar estuvo muy firme porque aparecieron compradores privados. El Banco Central no se privó de intervenir, y con una mediana compra, más la suba del euro en el mundo, consiguió que las reservas lleguen a u$s 34.003 millones.

    En el MAE-Forex, el principal mercado mayorista, los negocios fueron récord del año porque operaron u$s 256,5 millones. Allí el precio del dólar fue de $ 3,0105, mientras en las casas de cambio siguió a $ 3,12 para la venta. Para hoy hay más compradores que vendedores de dólares. Las pantallas del MAE-Forex muestran un «offer» de u$s 20 millones y un «bid» de u$s 40 millones.

    Los días de calma están cercay el ajuste de los bonos puede terminar, pero ayudaría mucho que el INDEC se transparente para que los inversores recuperen la confianza.
  • Dejá tu comentario