Vuelven $ 1.500 M al plazo fijo (pero tasas no bajan)

Economía

Luego del traspié de octubre, noviembre marcó una clara recuperación de los plazos fijos del sector privado en pesos. Según los datos oficiales, el salto fue superior a 3% y alcanzó para recuperar lo que se había perdido el mes anterior. Sin embargo, las tasas de interés estuvieron lejos de retroceder. «Con esta inflación será difícil que las tasas bajen, pero claramente con un clima algo más tranquilo en lo financiero no deberían subir mucho más», explicó el gerente financiero de un banco local. No se descarta que se produzca algún salto adicional en los rendimientos durante diciembre, debidoal fuerte aumento de la demanda de dinero que se produce, aunque no debería ser un movimiento exagerado.

En la plaza se nota una importante recomposición de la liquidez y esta última semana fue notorio el ingreso de dólares. Las intervenciones del Banco Central para adquirir divisas implican, por otro lado, una fuerte inyección de pesos en el mercado. Por un lado ayuda para ponerle un techo a la tasa, pero al mismo tiempo podría generar mayor recalentamiento de los precios en vísperas de las fiestas.

El margen de emisión es importante, ya que la base monetaria se encuentra muy cerca del piso de emisión estipulado para el último trimestre del año. Quiere decir que la entidad monetaria puede emitir sin necesidad de salir con urgencia a reabsorber esos pesos.

  • Tendencia

    En los últimos 30 días, los plazos fijos subieron más de $ 1.500 millones, para totalizar (al 23 de noviembre, último dato oficial) $ 53.600 millones. Pero esta tendencia se acentuó en la última semana del mes ante el mayor ingreso de divisas por parte de exportadores e inversores internacionales. Significó un aumento de 3,2%.

    La contracara de esta recuperación fue la baja de los depósitos a la vista (cuenta corriente y caja de ahorro), que cayeron casi 4% en el mismo período. Esto demuestra que muchas empresas optaron por abandonar colocaciones de cortísimo plazo y, pasada la incertidumbre electoral, aprovechar los niveles de tasa para colocarse a plazos más prolongados.

    Un reflejo de los elevados rendimientos que se pagan en el sistema financiero es la evolución de la BADLAR (tasa para plazo fijo de más de un millón de pesos). Se ubica en valores cercanos a 14% anual, pero el Central quiere bajarla a menos de 12%. Sin embargo, encontró serias trabas para lograrlo.

    Ocurre que además de un componente de incertidumbre por el gobierno que asume el 10 de diciembre y de la situación internacional, los altos niveles de inflación conspiran contra una reducción del costo del dinero.

    Es cierto que medida en dólares una colocación bancaria puede resultar atractiva, pero sigue siendo negativa en términos reales (descontada la inflación). Si la suba real de precios minoristas se acerca a 20%, una tasa cercana a 14% no permite mantener el poder adquisitivo. Pero sí es atractiva considerando la baja de rendimientos que se está produciendo en el mundo (la Reserva Federal estadounidense, sin ir más lejos, volvería a recortar los tipos de interés en diez días).

  • Nivel

    Al igual que las tasas pasivas, las activas también se mantienen al menos dos escalones por encima de los niveles precrisis. Para empresas de primera línea, el nivel se ubica en torno a 16%, mientras que los fideicomisos que colocan empresas de consumo masiva salen a tasas no menores a 18%. Por descubierto en cuenta corriente, las empresas pagan tasas no inferiores a 20% y el promedio se ubica en 24%.

    Por lo tanto, se presume que será complicado conseguir una disminución del costo del dinero, aún con un Central inyectando pesos agresivamente. Recién si se perciben señales claras de disminución inflacionaria el primer trimestre del año próximo podría haber un alivio para las tasas de interés.
  • Dejá tu comentario