Abbondanzieri regresó y cumplió

Edición Impresa

Volvía al arco que había dejado hace casi tres años. Exactamente el domingo 14 de mayo de 2006, contra Olimpo, fue la última vez que vistió el buzo con el escudo de Boca. Roberto Abbondanzieri regresó tras un tira y afloja con el Getafe, pero su llegada despertaba dudas de su nivel futbolístico. Los 36 años quedaron sólo reflejados en la cédula: el Pato fue figura, estelar, por la bienvenida de la gente de Boca, pero por un par de tapadas que en su momento le sirvieron al equipo de Ischia para aguantar el vendaval jujeño.
«Tengo una ilusión enorme, tenemos que aprovechar para ganar todos los partidos que podamos antes que empiece la Copa».
No sólo sacó las que iban adentro, también los palos jugaron a su favor, en momentos en que era irremediable la caída de su arco. Pero hasta tuvo un rato para ironizar respecto de su edad: «Vengo mal con las lesiones y me da miedo porque estoy un poco grande».
No logró mantener el cero, pero nada opacó la labor de Abbondanzieri.

Dejá tu comentario