Acciones y bonos locales resisten malhumor externo

Edición Impresa

  A pesar de la caída que sufrió ayer Wall Street, los activos argentinos continuaron con su rumbo ascendente. Las subas volvieron a ser generalizadas y esta vez las acciones locales subieron bastante más que los ADR de las mismas compañías que cotizan en Nueva York. Las acciones bancarias y las petroleras, estas últimas por la recuperación a última hora del precio del crudo, fueron las favoritas. Los bonos confirmaron su gran momento también con importantes incrementos.

Un artículo publicado por la revista Forbes resultó muy comentado ayer. En éste se enfatizaba la apuesta del mercado a lo que puede suceder con la economía argentina cuando se termine el mandato de Cristina de Kirchner. La apuesta, indicó la publicación, es que ingresen muchos dólares para inversión luego de varios años de aislamiento casi total.

Esta expectativa al cambio de administración es hoy mucho más fuerte que la falta de avances en la negociación con los fondos buitre por la deuda que se mantiene en default. Banco Macro subió un 6% en la Bolsa porteña y resultó lo más destacado de la jornada, aunque el mismo papel en Wall Street apenas creció un 0,6%. Otra acción destacada fue la de Grupo Galicia, que ganó casi un 4%. YPF consiguió recuperar al menos parte de lo mucho que perdió en los últimos días. El rebote del petróleo le permitió subir un 4,1% localmente, mientras que afuera ganó otro 3,4%.

A los bonos les fue todavía mejor y recuperaron parte del terreno que habían perdido frente a los mismos títulos que cotizan en el exterior directamente en dólares. Las subas fueron generalizadas y no distinguieron entre el plazo de los papeles ni la jurisdicción bajo la cual fueron emitidos, algo que se ha transformado en un aspecto muy relevante teniendo en cuenta el default técnico en el que se encuentra la Argentina desde julio pasado.

El Bonar 24, por ejemplo, terminó con una suba del 1,9%, mientras que el título que opera directamente en dólares subió todavía más: un 2,5%. El Boden 2015 trepó un 2% y la serie "D" ganó más del 1%. Incluso la serie en dólares del cupón PBI (TVPA) salió del letargo y ganó un 2,1%.


"Desde el punto de inversiones, la Argentina está subvaluada en relación con otros países latinoamericanos. Pero esto cambiaría una vez que Cristina de Kirchner se vaya del poder. El mercado no llorará por ella", indica el informe, que tiene -no obstante- algunos errores flagrantes. Por ejemplo, señala que la Presidente dejará su mandato el 2 de enero de 2016, confundiendo evidentemente a la Argentina con Brasil (Dilma Rousseff reasumió en el arranque de este mes).

Pero concretamente aún se mantiene la apuesta de un rally relacionado con el cambio de administración. Sin embargo, será difícil que no se produzca una elevada volatilidad en los próximos meses. En primer lugar, por un contexto internacional cada vez más difícil de descifrar entre la caída del crudo y la posible suba de tasas en los Estados Unidos. Pero también por el típico nerviosismo de los años electorales, sobre todo ante el escenario abierto ante las distintas opciones de candidatos. Más allá de las expectativas, la economía dará algunos argumentos para cimentar este optimismo, que luce algo extraño tras un año recesivo. Para 2015 se espera que el PBI se mantenga estancado, pero no obstante mostraría una recuperación significativa, sobre todo en el segundo y el tercer trimestre del año. Si bien no alcanzaría para que el año termine positivo, permitiría contar con más argumentos para darles un impulso adicional a los activos locales. Las acciones y los bonos le ganaron por amplio margen al "blue" y al menos el arranque de 2015 no es la excepción.

Dejá tu comentario