Adelantos del BCRA al Tesoro ya son récord: $ 70.000 millones

Edición Impresa

La dependencia del Tesoro de los préstamos intra sector público para cubrir el bache fiscal es cada vez más notoria, en particular en lo que respecta al rol del Banco Central. La autoridad monetaria viene multiplicando el financiamiento al Gobierno a través del esquema de adelantos transitorios, que por primera vez superaron el nivel de $ 70.000 millones. El stock de préstamos por parte del BCRA llegó a fin de marzo a $ 70.580 millones, lo que representa un incremento del 57,6% en relación con el nivel de hace un año. En términos absolutos, son $ 25.800 millones.

Esta tendencia también proyecta lo que sucederá a lo largo de todo 2012. Se estima que el stock de préstamos transitorios podría superar los $ 100.000 millones. Esto será posible tras la reciente reforma de la Carta Orgánica de la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont y específicamente por el cambio del artículo 20. Allí se modificaron los límites del financiamiento del BCRA a favor del Tesoro: se incluyó una cláusula por la cual en «casos excepcionales» podría incrementarse esta ayuda del 10% de la recaudación al 20%, más el 12% de la base monetaria. Con esta modificación, aumentó de una sola vez nada menos que $ 50.000 millones el límite del financiamiento del BCRA.

El fondeo del BCRA representa emisión monetaria pura y, por ende, mayor presión sobre la inflación. Sin embargo, habrá que estar atento a la rapidez con la cual el Central está dispuesto a absorber pesos vía emisión de Lebac y Nobac. Ahora tiene otro mecanismo de absorción que le sale prácticamente gratis, ya que también debe obligar a los bancos a efectuar sus encajes en la cuenta corriente del BCRA en vez de hacerlo en efectivo. Aunque esta exigencia fue postergada, en caso de aplicarse implicaría una absorción de hasta $ 20.000 millones.

Los adelantos transitorios no son la única vía de expansión de dinero. En realidad, el BCRA termina emitiendo más pesos para comprar dólares. Sólo en los tres primeros meses del año, utilizó $ 15.300 millones para comprar las divisas excedentes del mercado cambiario. Y en este segundo trimestre esta tendencia será mucho más marcada, ya que los dólares de la soja generarán compras aún más abultadas por parte del Central. En el primer trimestre, adquirió un promedio de u$s 1.500 millones mensuales y se estima que subirá a unos u$s 2.500 millones por mes entre abril y junio.

Entre el aumento del financiamiento al Tesoro y la compra de divisas, no cabe otra cosa que esperar una fuerte expansión de los agregados de dinero. La base monetaria (pesos en circulación más encajes de los bancos) muestra una suba del 40,2% interanual, mientras que los billetes y las monedas en poder del público subieron (de acuerdo con la propia información divulgada por el Central) un 34,6%.

Como en este segundo trimestre el Central deberá emitir muchos más pesos para adquirir los dólares que ingresen por la cosecha de soja, la incógnita que queda por despejar es qué porcentaje de esos pesos será reabsorbido a través de la emisión de títulos o con la política de encajes.

La mejor alternativa para que ese dinero no quede dando vuelta es que los bancos capten mayor cantidad de plazos fijos, lo que ayudaría a achicar la base monetaria. Sin embargo, las bajas tasas de interés vuelven más complicada esta alternativa. Al haber mucha liquidez, los bancos tienen pesos excedentes. Por eso, salir a pagar más para captar fondos les resulta antieconómico, ya que el ritmo de colocación de préstamos viene mucho más lento que el año pasado.

De hecho, el incremento interanual del crédito al sector privado llega al 33,8%, cuando había cerrado 2011 en niveles del 46%. En lo que va del año, el aumento es de apenas un 4,4%, contra plazos fijos que muestran un incremento de nada menos que un 15,2% en sólo tres meses. Como el salto de los depósitos a plazo prácticamente triplicó al de los préstamos, esa diferencia implica un fuerte repunte de la liquidez bancaria, que se había resentido en la última parte de 2011.

Dejá tu comentario