Las aerolíneas low cost esperan un fallo contra las bandas tarifarias 67%

Edición Impresa

Flybondi presentó una cautelar cuestionando el decreto 879. La empresa sostiene que esa norma derivará en un aumento del precio de los pasajes.

Las líneas aéreas low cost que operan en Argentina están a la espera de un inminente fallo judicial que debe determinar si se mantiene o no la vigencia del decreto 879, de diciembre pasado, que podría derivar en una suba de los precios de los pasajes aéreos. La norma establece, entre otros puntos, la aplicación de bandas tarifarias máximas y mínimas que, en la práctica, según afirman las compañías, limitaría la competencia en beneficio de Aerolíneas Argentinas.

Ante la aparición de este decreto – que tiene fecha de vigencia a partir de junio próximo–Flybondi presentó en febrero una medida cautelar para suspender los efectos de esa norma.

El viernes pasado venció el plazo para que los organismos correspondientes – como ANAC y el Ministerio de Transporte – expusieran los argumentos que justifiquen la necesidad de su implementación. Según pudo saber Ámbito, las respuestas a ese planteo fueron realizadas en tiempo y forma y el expediente fue girado al despacho del juez que, ahora, deberá decidir si mantiene la vigencia del decreto o determina su suspensión. Está en el juzgado federal en lo Contencioso Administrativo Federal N° 7, a cargo de Pablo Gabriel Cayssials.

Según las low cost (Flybondi y JetSmart), las bandas tarifarias tendrá un impacto negativo para los usuarios ya que se encarecerán los pasajes, al limitar la competencia de precios. En el caso de Flybondi, la firma asegura que podría ofrecer tarifas hasta 50% más bajas que Aerolíneas Argentinas para el mismo destino sin dejar de ser rentable.

El otro tema importante que establece el decreto y debe definir la Justicia es la forma de asignación de las rutas internacionales. Según la norma, ante el pedido de nuevas rutas por parte de una empresa, Aerolíneas Argentina tiene prioridad para decidir si quiere cubrirla.

Según la presentación de Flybondi, el artículo 3 del decreto estableció un régimen de asignación de capacidad y frecuencias en materia de vuelos internacionales que, en rigor, viene a restablecer privilegios que la Ley 19030 había otorgado a Aerolíneas Argentinas a principios de la década del 70 y que caducaron hace más de dos décadas por imperio de la normativa que dispuso la privatización de esa empresa y la desmonopolización y desregulación del sector.

La empresa considera que ambas medidas son “anticompetitivas y contrarias a los intereses de los explotadores eficientes, de los usuarios y de las distintas regiones que componen el país. Su único propósito es beneficiar indebidamente a ARSA (Aerolíneas Argentinas S.A.) en perjuicio de sus competidores que tienen un modelo de negocios diferente, basado en la eficiencia en los costos”.

Dejá tu comentario