14 de abril 2015 - 00:00

Ahora Alperovich tuvo su mal trago con inundados

Visiblemente malhumorado por la embestida, Alperovich se aleja de la zona acompañado por sus colaboradores.
Visiblemente malhumorado por la embestida, Alperovich se aleja de la zona acompañado por sus colaboradores.
A menos de un mes del papelón que protagonizó su esposa, la senadora Beatriz Rokjés, el gobernador José Alperovich no pudo completar ayer una recorrida en el pueblo de Graneros, el más afectado por las inundaciones de este fin de semana, debido a un virtual "piquete" de los habitantes.

La grave situación en esa zona debido al avance de las aguas del río Marapa forzó un operativo de emergencia en la provincia. Sin embargo, las deudas en materia de infraestructura y asistencialismo dejaron en evidencia una situación extrema.

Alperovich pudo apenas dialogar unos minutos con algunas familias evacuadas que se encuentran alojadas en una escuela, pero rápidamente decidió emprender el regreso a San Miguel de Tucumán. Fue precisamente en ese momento que otros vecinos se acercaron al móvil para intentar que detuviera su marcha, mientras pedían que Alperovich recorriera los lugares más afectados por el avance de las aguas. Pese a la insistencia, la caravana oficial -integrada por cinco móviles- se retiró del lugar.

Según publicó el diario La Gaceta, el apuro evitó que se realizara una conferencia de prensa anunciada previamente.

En la comitiva también se encontraban la senadora nacional Rojkés y el ministro del Interior, Osvaldo Jaldo.

Días atrás, la esposa del gobernador protagonizó un escándalo en medio de un diálogo con vecinos que reclamaban soluciones tras las graves inundaciones que afectan a la provincia desde principios de marzo.

"Tengo diez mansiones, no una, y estoy acá. Yo puedo estar en mi mansión ahora, pedazo de animal. Vago de miércoles...", le espetó a un hombre de la localidad de El Molino.

Dejá tu comentario