Ahora Soon Yi acusa a Mia Farrow de maltrato

Edición Impresa

Sus declaraciones se producen en un contexto donde algunas voces empiezan a levantarse contra los excesos del #MeToo. El estreno del último film del cineasta hoy corre peligro.

Nueva York - Después de dos décadas de silencio, Soon-Yi Previn salió ayer en defensa de su marido Woody Allen y agregó que su madre adoptiva, Mia Farrow, la humillaba y golpeaba con frecuencia, Fue su primera entrevista desde que su relación con la ex pareja de su madre quebró todos los tabúes. Su relato salió a la luz el mismo día en que Sean Penn declaró que el movimiento #MeToo era excesivo, y que perseguía establecer una división entre las mujeres y los hombres. En un extenso artículo publicado por una revista del grupo de The New York Times el domingo de noche, Soon Yi describió a Mia Farrow como una mujer de mal carácter, sin instintos maternales, que estaba convencida de que ella era un poco tonta y la humillaba frecuentemente.

El escándalo estalló en 1991 cuando la actriz de "Hannah y sus hermanas" y "Maridos y mujeres" descubrió en la casa de Allen unas Polaroid de Soon-Yi desnuda. Allen la conocía desde sus 10 años y comenzó a interesarse por ella cuando tenía 17. Cuando se besaron por primera vez, Soon-Yi tenía 21 y era una estudiante universitaria de primer año. El cineasta y actor tenía 56. "Creo que eso debe haber sido horrible para ella", dice Soon-Yi. Pero "éramos ambos dos adultos que consintieron la relación", afirmó.

Poco después, Mia Farrow, hoy de 73 años, denunció públicamente que Allen manoseó los genitales de su hija adoptiva Dylan, entonces de siete años. El cineasta asegura que la actriz inventó el incidente para vengarse por su romance con Soon-Yi.

La Justicia investigó y no halló elementos para juzgar al director por abuso de una menor, pero Mia Farrow, Ronan y casi todos sus hermanos -14 en total, 10 adoptados y cuatro biológicos- cortaron relaciones con él. "Soy un paria", dice Allen, de 82 años, en el artículo de la periodista Daphne Merkin, amiga suya desde hace cuatro décadas. "La gente piensa que yo era el padre de Soon-Yi, que la violé y me casé con mi hija menor de edad retardada", afirma. "Lo que le ha pasado a Woody es tan perturbador, tan injusto", dice Soon-Yi, que hoy tiene 47 años y lleva ya 20 años casada con Allen, con quien tiene dos hijas adoptadas.

Las acusaciones contra Allen han sido reinterpretadas a la luz del movimiento contra el acoso y la agresión sexual #MeToo, y muchos que antes no creían a Mia Farrow y a Dylan ahora sí les creen. Una ola de actores y actrices como Colin Firth, Mira Sorvino o Greta Gerwig se han disculpado desde el estallido del #MeToo por haber trabajado con Allen, a quien una enormidad de críticos y fans han desertado. Amazon podría no estrenarle la última película que le produjo, "A Rainy Day in New York".

Pero Soon Yi asegura que su madre "sacó provecho del movimiento #MeToo e hizo desfilar a Dylan como una víctima".

Soon-Yi, nacida en Corea del Sur y adoptada a los seis años por Mia Farrow y el pianista André Previn (con quien Farrow tuvo también tres hijos biológicos), asegura que no tiene buenos recuerdos de su madre. Éramos "como el agua y el aceite", dice. Relata que tiene un problema de aprendizaje desde niña que le impide por ejemplo deletrear correctamente, y que cuando era niña la actriz le daba cachetazos o le pegaba con un cepillo para el cabello. Y que a veces la ponía cabeza abajo para que la sangre le llegara a la cabeza y se tornase más inteligente. También dijo que había una jerarquía entre los hermanos y que ella y otras, como su hermana Lark, eran tratadas como "domésticas": debían hacer las compras, cocinar, limpiar baños. Lamenta que su madre nunca le enseñó a maquillarse, o a colocarse un tampón. Su primer sostén fue comprado por una niñera.

Dylan Farrow, Ronan y otros seis de sus hermanos emitieron un comunicado conjunto en defensa de su madre. Moses Farrow, también adoptado y el único de los hermanos cercano a Woody Allen, ha dicho que Mia Farrow era extremadamente dura con algunos de sus hijos adoptados. "Incluso encerró a mi hermano Thaddeus, parapléjico a raíz de una polio, en un cobertizo exterior durante toda la noche como un castigo por una tontería", relató Moses, terapeuta familiar, en un blog escrito en mayo pasado. Mia Farrow negó sus acusaciones. Thaddeus se suicidó a los 27 años. Otra hija adoptiva, Lark, que tenía sida, murió a los 35 años. Tam, que tenía problemas cardíacos, murió a los 19.

En el artículo, Woody Allen también comenta los rumores alimentados por Mia Farrow de que Ronan no sería su hijo biológico, sino el de su exesposo Frank Sinatra. "En mi opinión, es mi hijo", dijo Allen. "Creo que lo es, pero no apostaría mi vida en ello. Pagué su pensión durante toda su niñez, y creo que eso no es muy justo si no es mío. También ella se presentó como una mujer fiel, y ciertamente no lo era".

Dejá tu comentario