Alemania y Francia se suman al enojo con Israel por el crimen estilo Bond

Edición Impresa

Londres, Dubái, Viena y París - Alemania y Francia se sumaron ayer a las quejas contra Israel por el uso de pasaportes falsos de esos países por parte de los supuestos agentes del Mosad que asesinaron al líder de Hamás Mahmud Al Mabhub en Dubái. A medida que la disputa internacional aumentaba, Emiratos Árabes Unidos (EAU) instó a la Interpol a que emita una orden de arresto contra el jefe del Mosad israelí, Meir Degan, si se prueba su implicación en el crimen.

«Alemania hará todo lo necesario para esclarecer el caso», aseguró su canciller, Guido Westerwelle. Paralelamente, en París, el encargado de negocios de Israel fue convocado para discutir sobre el suceso. Durante el encuentro, que se realizó en la Cancillería, Francia «expresó profunda preocupación» por la utilización «malévola y fraudulenta de documentos administrativos franceses», por parte de supuestos agentes secretos israelíes, informó un vocero de la cartera, Bernard Valero.

«Nuestras investigaciones sacaron a la luz que el Mosad está implicado en la muerte de Al Mabhuh», aseguró el jefe policial del Dubái (uno de los siete emiratos de EAU), Dahi Jalfan, a la prensa local. «Estamos seguros al 99%, si no al 100%», añadió y pidió ayuda a la Interpol.

Por el momento, el cuerpo internacional se limitó a lanzar ayer una orden de arresto contra los 11 supuestos asesinos y a publicar en internet sus fotografías. Los sospechosos habrían viajado a Dubái con pasaportes falsificados. Seis de ellos con documentos británicos, tres con papeles irlandeses y otros dos con documentación alemana y francesa.

«Cada vez parece más claro que aquellos que planearon la muerte de Mahmud Al Mabhuh utilizaron pasaportes falsificados de ciudadanos europeos inocentes», afirmó en un comunicado el jefe de Interpol, Ronald Noble.

Ante esta tesis, los gobiernos del Reino Unido e Irlanda se reunieron ayer con los embajadores israelíes en Londres y Dublín. El canciller británico, David Miliband, reclamó cooperación al Gobierno de Benjamín Netanyahu para esclarecer el «indignante» asunto, pero evitó culpar a los servicios secretos israelíes de lo ocurrido. «Es muy importante que no elevemos acusaciones antes de saber que están bien fundadas», dijo Miliband.

Por su parte, los ministros de Exteriores de la Unión Europea abordarán este asunto en la reunión que mantendrán en Bruselas el próximo lunes, un encuentro al que también acudirá su par israelí, Avigdor Lieberman, quien el miércoles rechazó las acusaciones.

Según el diario israelí Jerusalem Post, Al Mabhub se encargaba del contrabando de misiles de largo alcance a la Franja de Gaza. El palestino fue asesinado por un escuadrón en su habitación de un hotel en las cercanías del aeropuerto internacional de Dubái, tras haber viajado desde Siria. En tanto, el diario Haaretz (opositor) volvió a publicar críticas que reclaman la renuncia de Degan, el titular del Mosad. Además de la tensión diplomática, el caso generó una pequeña tormenta política en Londres, ya que la oposición conservadora sugirió que el Gobierno supo del uso de pasaportes británicos falsos antes de que el asunto trascendiera públicamente.

«Hubo informaciones en el Golfo, incluida una publicada por el periódico Gulf News, a finales de enero, en el sentido de que la Policía de Dubái había pedido ayuda a consulados y embajadas para investigar a los sospechosos», manifestó William Hague, responsable de política exterior del Partido Conservador.

Hague opinó que Israel debería hacer pública una «declaración sólida» en la que asegure que condena la falsificación de pasaportes británicos para no distorsionar la relación bilateral.

Agencias DPA, EFE, AFP, Reuters y ANSA

Dejá tu comentario