Amenaza Chávez romper lazos con la Iglesia Católica

Edición Impresa

Caracas - Embarcado en una ofensiva contra un cardenal, Hugo Chávez solicitó ayer al Ministerio de Relaciones Exteriores revisar el convenio mediante el cual el Estado venezolano le concedió «ciertos privilegios» a la Iglesia Católica por sobre otras religiones.

Chávez se refirió a la firma del «Modus Vivendi» del 6 de marzo de 1964 entre el Estado venezolano y la Nunciatura Apostólica, documento que compromete el traspaso a la Iglesia Católica nacional de recursos provenientes de la exportación de petróleo para la financiación de obras sociales y proyectos educativos.

«Nicolás (Maduro, canciller), vamos a revisar el convenio que tiene el Vaticano. Vamos a revisarlo, con respeto al jefe del Estado Vaticano, que no es ningún embajador de Cristo en la Tierra. El verdadero embajador de Cristo es el que está con el pueblo liberado de los pobres. Al Papa (Benedicto XVI) lo reconocemos, pero vamos a revisar el convenio que firmó el presidente Rómulo Betancourt» (1959-1964), señaló.

Esos privilegios «sí que violan la Constitución», remarcó en un mensaje televisado en el que, entre otros asuntos, respondió a críticas en contra del Gobierno realizadas por la Conferencia Episcopal Venezolana y del cardenal Jorge Urosa. El prelado había afirmado la semana pasada que Chávez, «a través de una serie de leyes inconstitucionales», está poniendo a Venezuela en «un camino que conduce a la dictadura marxista, a la dictadura comunista, que es una ruina para el país».

«Trogloditas, cavernícolas», llamó Chávez insistentemente a los obispos y arzobispos al leer párrafos de diversos documentos eclesiásticos y entrevistas a sacerdotes que habían aludido al asunto, y les recordó que ganó las elecciones de 2006 «con más del 63% de los votos», tras proponer su proyecto socialista.

Si bien se declaró «marxista», «antes de ello, y más profundamente soy cristiano», afirmó. «Pero cuando ellos (los prelados) dicen que viene el socialismo marxista» lo que buscan es «tratar de meter miedo» a la población, aseveró.

Chávez recordó que en varias ocasiones explicó que él entiende al marxismo como «un método de análisis y no como un dogma», y remarcó que su gestión gubernamental no copia «el proyecto fracasado» de la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas ni el de Cuba ni el de ninguna otra nación socialista.

El mandatario le subió el tono a la pelea y afirmó que permanentes críticas de la Iglesia local incluso podrían dar pie a que ordene la ruptura de relaciones diplomáticas con el Vaticano.

Los miembros de la cúpula católica venezolana «se están abrogando el papel del Estado», indicó y subrayó que la única instancia facultada en Venezuela para determinar si una ley es o no constitucional es el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

«¡Bájense de esa nube, cavernícolas!... Sólo les falta llamar a votar por los escuálidos», como llama a sus opositores políticos.

Si el cardenal Urosa se pone «al frente de los escuálidos» como candidato igual lo van «a barrer el 26 de setiembre», cuando se renovarán los 185 escaños de la Asamblea Nacional. Chávez reveló que la AN convocó al cardenal Urosa para que el próximo martes explique a los legisladores su condena al socialismo y lo exhortó a que luego acuda «ante el TSJ y también ojalá vaya a algún barrio pobre a explicar» el asunto.

«Rezando no se aprende mucho» y «si bien hay algunos sacerdotes muy estudiados, hay otros, compadre, de una ignorancia supina y cavernícola», remató.

Anteriormente, el arzobispo Baltazar Porras, directivo de la CEV, había indicado que la Iglesia Católica enfrenta una campaña de «descrédito», en la que se utilizan los medios de prensa del Gobierno. Porras señaló que a esa estretegia se sumó la AN, controlada por una mayoría oficialista, que el martes emitió una declaración en la que rechazó las palabras de Urosa.

«El tema está en ver cómo se le encuentra solución a los problemas de todos los venezolanos. No puede ser que se declare una política de exterminio para edificar el proyecto político que se quiera», aseveró a la emisora Unión Radio.

Agencias EFE, DPA y ANSA

Dejá tu comentario