“Ante una eventual crisis, Bruni tiene un papel pequeño”

Edición Impresa

París - Woody Allen comenzó ayer discretamente en París el rodaje de la película en la cual aparecen Carla Bruni Sarkozy, esposa del presidente de Francia, la actriz francesa Marion Cotillard (la intérprete de Edith Piaf) y los actores norteamericanos Adrien Brody, Owen Wilson y Rachel McAdams. En una pequeña calle de un barrio popular de París, en un edificio cuyas ventanas fueron tapadas por cortinas negras, Allen inició el rodaje de «Midnight At Paris» («Medianoche en París»), comedia romántica sobre la historia de una familia que viaja a Francia por negocios. Y sobre todo, de una pareja cuya vida cambia por ese viaje, según lo poco que adelantó el agente del cineasta, Shelby Kimlick.

Pese a que numerosas celebridades actuarán en este largometraje, los comerciantes y habitantes del barrio se quejan de que por el momento no han visto «a nadie». No se ha establecido ningún dispositivo de seguridad para alejar a los mirones. Un pequeño afiche colocado en el edificio anunciaba un rodaje «cuya acción tiene lugar en los años 20» y sugiere que la filmación continuará hasta hoy en ese espacio.

Sólo la presencia de dos camiones de filmación, una pareja de extras vestidos como en los años 20 y varias personas con walkie-talkies revelaban la presencia del cineasta neoyorquino, quien por fin apareció brevemente en la vereda antes de entrar a un pequeño automóvil blanco para ir a almorzar.

«Midnight At Paris», 41° película en la filmografía de Allen, será la primera que ruede enteramente en la capital francesa. En 1996, su musical «Todos dicen que te amo» («Everyone Says I Love You»), concluía en París, con una escena en la que Goldie Hawn bailaba a orillas del Sena, además de incluir algunas otras escenas rodadas en dicha ciudad.

Según la prensa francesa, Carla Bruni-Sarkozy interpretará en la película a la directora de un museo, inteligente y glamorosa, y sus escenas serán filmadas en el famoso Hotel Le Bristol, donde también se alojará Woody Allen hasta el fin del rodaje, calculado para el 20 de agosto. El diario «Le Figaro» ironizó al decir que la primera dama no tendrá excusas para llegar tarde a la filmación, ya que el citado hotel se ubica a pocos pasos del Palacio del Elíseo. Una gran parte de sus lectores, en cambio, no se mostraron tan benévolos, y en general recriminaron en los foros de opinión la actuación de Bruni en esta película.

Uno dijo que «considerando la enorme cantidad de excelente actrices sin trabajo que hay en Francia no se justificaba convocar a Bruni», en tanto que otro ponderó a Grace Kelly, quien --según el lector-- «abandonó la actuación por respeto al príncipe Rainiero en cuanto se casó con él, mientras que ella [Bruni] hace todo lo contrario».

Carla Bruni confirmó en noviembre último, tras una visita de Woody Allen a París, que el director de «Manhattan» le había propuesto participar en el film, y que ella aceptó la oferta de inmediato. «No puedo perder una ocasión como ésta. Cuando sea abuela, me gustará haber hecho una película con Woody Allen», añadió entonces. Por su parte, Allen reveló que no quiso darle un papel de gran exigencia de tiempo, por si llegara a producirse «una crisis internacional». Carla Bruni, en ese caso, se vería obligada a seguir a su marido al extranjero si se presentara un escenario semejante. Pero, aunque breve, «su papel es crucial», según Woody Allen.

Dejá tu comentario