Aplastantes victorias de Clinton y Trump en las primarias del Supermartes

Edición Impresa

  Washington - La aspirante demócrata Hillary Clinton y el precandidato republicano Donald Trump salían victoriosos anoche en las primarias del Supermartes, según las primeras proyecciones de una jornada con doce estados en juego hacia las nominaciones presidenciales de sus partidos.

Al cierre de esta edición, Clinton obtenía claros triunfos en los estados de Virginia, Georgia, Alabama, Arkansas y Tennessee, donde goza del apoyo de las minorías, mientras que su rival, el senador Bernie Sanders, ganó en su estado, Vermont, y lideraba levemente los resultados en Massachusetts y Oklahoma.

En el campo republicano, Trump se imponía en cuatro estados: Alabama, Georgia, Massachusetts y Tennessee, con lo que consolida sus buenas perspectivas para la importante jornada electoral en EE.UU., según las proyecciones de los principales medios.

De confirmarse los sondeos de boca de urna de anoche en el resto de los estados, el polémico millonario podría apuntarse un éxito de terror para el establishment republicano que intenta detenerlo.

En la jornada de ayer también acudieron a las urnas Alaska, Colorado, Minesota, Oklahoma y Texas, además de la Samoa estadounidense, territorio en el Pacífico no incorporado a la unión.

Sanders fue el primero de todos los precandidatos en hablar. Lo hizo en su estado, Vermont, donde celebró que "las personas que me conocen votaron para tenerme en la Casa Blanca".

"Esta campaña no es sólo para elegir a un presidente, es para cambiar a Estados Unidos", agregó y afirmó que "al final de la noche tendremos cientos de delegados".

Poco más de una hora después, Clinton celebró desde Florida, donde afirmó que "Estados Unidos nunca dejó de ser grande. En lugar de construir vallas, vamos a deshacernos de las barreras".

El trozo del "pastel" electoral más deseado es Texas, estado del senador y aspirante republicano Ted Cruz, que distribuye de manera proporcional 155 delegados republicanos y 222 demócratas.

Una contundente victoria en el Supermartes podría allanar el terreno para Trump y Clinton hacia la nominación de sus respectivos partidos.

Del lado republicano, estarán en juego 595 delegados en 11 estados de los 2.472 delegados que habrá en julio en la Convención Nacional Republicana.

Del lado demócrata, Clinton y Sanders lucharán por 865 delegados de los 4.763 que habrá en julio en la convención de ese partido. Estará en juego alrededor de un tercio del número necesario para ganar la nominación.

Incapaces de achicar la distancia que los separan del multimillonario, el senador Cruz y Rubio pasaron a usar las mismas armas de Trump, y la campaña se transformó en un festival bizarro de insultos, golpes bajos y discursos que incluyen menciones a calzoncillos sucios, a la transpiración y alusiones a la confiabilidad de hombres con manos pequeñas.

El magnate respondió ayer acusando al senador del Tea Party de no "hacer nada" por Texas y al representante del establishment republicano de hacer un "trabajo horrible" en Florida, su estado natal.

Uno de los más respetados dirigentes republicanos, el senador John McCain (que compitió con Barack Obama en 2008), dijo ayer que era "perturbador" el nivel al que había caído la campaña de su partido.

Clinton había iniciado la campaña como favorita absoluta, hasta que la "revolución política" de Sanders, el socialista democrático que arremete contra la banca y las grandes corporaciones, sedujeran a muchos votantes, especialmente jóvenes.

Pero una fuerte campaña de críticas al senador de Vermont en las últimas dos semanas y la aplastante victoria de la ex primera dama en Carolina del Sur parecieron devolver a Clinton el liderazgo y la autoconfianza.

Según un sondeo publicado ayer por CNN, cualquiera de los dos demócratas ganaría un eventual duelo con Trump, con un margen ligeramente más cómodo para Sanders (55% contra 43%) que para Clinton (52% frente 44%).

Agencias AFP, Reuters, ANSA, DPA y EFE, y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario