Arranca el viernes la sexta edición del Lollapalooza

Edición Impresa

El festival se ha transformado en un producto estrella del marketing, cuyo objetivo es convocar a un público tan amplio que convierte al eclecticismo en su marca distintiva. Se afianza el Kidzapalooza, dedicado a los chicos.

Comenzó la cuenta regresiva para el Lollapalooza, que se ha convertido en el festival más importante del país, y que se realizará los próximos viernes, sábado y domingo en el Hipódromo de San Isidro. Por sexto año consecutivo, se lleva a cabo este festival que excede lo musical puesto que conviven además propuestas de arte, gastronomía y moda.

El viernes encabezan la oferta los grupos Twenty One Pilots y Post Malone, el sábado actúan los Arctic Monkeys y Sam Smith, y el domingo cierran Kendrick Lamar y Lenny Kravitz, como figuras principales. El escenario de música electrónica tendrá como atracciones principales a los DJ Steve Aoki y Tïesto. Entre los artistas locales se destacan Fito Páez y Vicentico, aunque también La Mona Jiménez o la hija de Marcelo Tinelli, Cande. No faltarán los referentes del trap, que cautivan a los más jóvenes y hasta tuvo multitudinario festival dedicado a ese género en febrero pasado en el Hipódromo de Palermo. Destacan la española Rosalía, Wos y el argentino campeón de la última Red Bull Batalla de los Gallos, otro de los grandes hitos seguidos por legión de adolescentes, que toma sólo el nombre de las clásicas riñas de gallos para referirse la mayor competición de hip hop freestyle de habla hispana.

En tanto por primera vez Lollapalooza hará espacio para el jazz, con la exquisita Escalandrum, la agrupación liderada por Pipi Piazzolla, nieto de Ástor, y Kamasi Washington, uno de los mayores exponentes actuales del jazz.

El ecléctico menú tendrá lugar en los cuatro escenarios principales: el Perry’s Stage, dedicado a la música electrónica, los dos Main Stage y el Alternative Stage. Además, el escenario Kidzapalooza propone música y actividades para chicos, que hasta 10 años de edad podrán ingresar de forma gratuita (acompañados por un mayor con su respectivo ticket, que en rigor es una colorida pulsera.

Entre las atracciones para los chicos se cuenta de lo mejor en música para chicos, por caso, Los Raviolis, Rock and Walsh, Panceta y los Papafritas, cultores del rock para chicos con letras acordes a sus temas, por caso, los “egrasaditos” de sala de 5, los pañales, las pantallas de tablets y celulares, etc. Además habrá un show con Peppa Pig y los personajes de la serie británica de Discovery Kids, que estrena su octava temporada en abril. En este espacio habrá también talleres como escuelita DJ, mini silent disco (baile con auriculares donde cada uno oye su propia música y se baila en silencio), percusión corporal, skate, acroyoga, taller de cine y hasta un meet & greet, ya no con una rockstar sino con Peppa.

El festival Lollapalooza tuvo su origen en Estados Unidos en 1991, luego se realizó en Chile y San Pablo hasta que desembarcó hace seis años en Buenos Aires. En aquel entonces las entradas costaban 500 pesos, hoy valen diez veces más e inclusive hay tickets que superan los 5000 pesos, sobre todo en estos últimos días de mayor demanda y oferta acotada.

El festival creado por Perry Farrell, cantante de Jane´s Addiction, se gestó como el equivalente al Woodstock de los ´60, pero fue afianzando su estilo con el paso de los años. Hoy es un producto estrella del marketing, cuyo objetivo es convocar a un público tan amplio que convierte al eclecticismo en su marca distintiva. De ahí que se pueda ir en familia con chicos, y que haya atracciones para todas las edades y gustos, con referentes del rock clásico, el reggae, el ska, la electrónica, el trap, el rock nacional, la cumbia, y por primera vez el jazz. Estos recitales serán la excusa para que se ofrezca además toda clase productos para consumir en tiendas de tecnología, indumentaria y desde luego gastronomía. De hecho será más fácil encontrar comida mexicana o asiática que el clásico pancho o hamburguesa con papas fritas.

Dejá tu comentario