Arsenal, afortunado

Edición Impresa

Arsenal consiguió un triunfo increíble ante un San Pablo que lo dominó los 90 minutos y le creó no menos que una docena de situaciones de gol.

Cristian Campestrini fue el gran protagonista de la noche, con atajadas espectaculares que le dieron la oportunidad al equipo de Sarandí de no perder por goleada.

San Pablo fue dos equipos en uno, atacó muy bien con un Osvaldo imparable, pero defendió muy mal dejando espacios para las esporádicas llegadas de Arsenal.

Arsenal se puso en ventaja con un remate de Jorge Ortiz, después de varios rebotes y una atajada del legendario Rogerio Ceni, pero la alegría le duró solo 6 minutos, porque un desborde de Osvaldo le permitió a Aloisio derrotar a Campestrini (que le tapó el primer remate).

San Pablo salió con todo a buscar la victoria y creó no menos de media docena de situaciones, entre ellas una que Damián Pérez le sacó de la línea a Aloisio, cuando Campestrini ya estaba vencido. Sin embargo el ganador fue Arsenal, porque faltando 6 minutos, después de dos rebotes Diego Braghieri sacó un remate potentísimo desde afuera del área y puso el 2 a 1.

Después la desesperación de San Pablo y la seguridad defensiva de Arsenal aseguraron una victoria que lo deja con vida en la Copa.

La sinceridad de Campestrini después del partido lo dice todo: "los candidatos del grupo son Atlético Mineiro y San Pablo, nosotros estamos para molestar" y como molestan, tanto que pueden empezar a soñar, porque la clasificación todavía es posible. San Pablo sobró el partido y se quedó sin nada.

Dejá tu comentario