Audiencia final con señales a papables

Edición Impresa

Ciudad del Vaticano - La primera congregación de cardenales preparatoria del encuentro que elegirá al sucesor de Benedicto XVI se celebrará el próximo lunes, cuando se podría anunciar la fecha del cónclave, anunció ayer el arzobispo de Nápoles, cardenal Crescenzio Sepe.

Horas antes, Benedicto XVI se había despedido de los cardenales en una audiencia en la sala Clementina del Vaticano. A ellos, gran parte de los 115 electores que participarán del cónclave, les dijo: "Entre ustedes está también el futuro papa, a quien prometo mi incondicional reverencia y obediencia". También se encontraban presentes varios cardenales mayores de 80 años, que por esa condición no votan en el cónclave. En total, en la audiencia había 144 príncipes de la Iglesia.

El ahora papa emérito saludó uno por uno a los prelados. Se destacaron el largo apretón de manos y el diálogo sonriente de Joseph Ratzinger con el cardenal de Milán, Angelo Scola, que figura entre los más acreditados para la sucesión y se enrola en el sector más conservador de la Iglesia.

El expapa también fue cálido con el purpurado filipino Luis Antonio Tagle, joven arzobispo de Manila, de 55 años, que figura en el elenco de "papables". Tagle se acercó al entonces papa para decirle algo en voz baja, tras lo cual rieron.

Entre los purpurados que el expapa saludó estuvo también en exarzobispo de Los Angeles Roger Mahony, de quien grupos católicos norteamericanos pidieron la exclusión del cónclave por haber encubierto a curas pederastas. Mahony estrechó la mano del Pontífice y se inclinó para besarle el anillo, intercambiando con él algunas palabras. "Le pedí al Papa que rece por todas las personas del área de Los Angeles", escribió en su cuenta Twitter. Mahony fue despojado por el Vaticano de todos sus cargos pero sigue siendo cardenal.

El cónclave que elegirá al próximo Papa contará, al parecer, con 115 cardenales habilitados para votar, sobre un total de 117 que estaban en esa categoría, confirmó el jefe de la sala de prensa del Vaticano, el jesuita Federico Lombardi.

"Hay personas que no están bien. Veremos si pueden ser asistidas adecuadamente", detalló el vocero de la Santa Sede.

La Constitución Apostólica prevé que también los enfermos puedan participar en el cónclave, aunque no estén presentes en la Sixtina, y que los llamados "enfermeros puedan ir a recoger su voto", aclaró.

Sobre el total de 117 purpurados electores, el cardenal escocés Keith O'Brien renunció como arzobispo tras acusaciones de "comportamiento inapropiado" en su contra, presentadas por tres sacerdotes y un exreligioso.

Nombres

Otra baja es la del cardenal de Indonesia, Julius Riyadi Darmaatmadja, arzobispo emérito de Yakarta, de 78 años, quien no viajará a Roma por motivos de salud.

Otros nombres se barajan entre los "papables". Dos brasileños, el obispo de San Pablo, Odilo Scherer, y el emérito de la misma ciudad, Claudio Hummes, son mencionados por vaticanistas. Tienen a su favor la representación del país con mayor población católica del mundo cuando crece el clamor de que sea designado un pontífice no europeo, pero ninguno es favorito del clero más vinculado a la línea oficial dejada por Juan Pablo II y Benedicto XVI.

En cambio, se ubican en esa línea el argentino Leonardo Sandri y el canadiense Marc Ouellet, quienes hace años se ocupan de funciones dependientes de la Secretaría de Estado. El austríaco Christoph Schönborn podría crecer entre los europeos, aunque no es tradicionalista.

La normativa vaticana establece que el cónclave debe comenzar entre 15 y 20 días después del inicio de la sede vacante. Puesto que muchos cardenales ya están en Roma, Ratzinger había publicado un "motu proprio", que mantenía esas fechas, pero abría la puerta a anticiparlo. Los cardenales se alojarán en la Casa Santa Marta o Domus Sanctae Marthae, una residencia construida por Juan Pablo II. Está compuesta por 106 suites y 22 habitaciones simples. Corresponde al cardenal decano hacer el llamado al cónclave. Éste es el exsecretario de Estado durante el papado de Juan Pablo II, Angelo Sodano, quien no vota por tener más de 80 años.

Agencias ANSA, EFE y DPA,

y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario