Aumenta producción de maíz

Edición Impresa

El mercado mundial de maíz ha cambiado lenta pero sustancialmente, en los últimos años y el motor de esta transformación ha sido la incorporación de nuevos territorios a la Unión Europea (UE), en especial los países del Este, que resultó en un fuerte crecimiento de la producción en esa zona.

«Ello ha sido posible en mayor medida gracias al incremento de los rendimientos por una mayor tecnología aplicada y, en menor medida por el aumento de la superficie sembrada», sostuvo Juan Gear, ex vicepresidente de la Asociación de Maíz y Sorgo Argentino (MAIZAR). Y agregó: «La UE está desapareciendo del mercado importador de maíz».

Los indicadores son muy precisos: en la campaña 2007-2008, la UE importó 14 millones de toneladas desde distintos orígenes, mientras que en 2010 sus compras no alcanzan las tres millones de toneladas.

«Pero además, la mayoría de sus importaciones provienen de países europeos que aún no son miembros del bloque comercial», explicó Gear.

Por otro lado, las proyecciones del Departamento de Estado de Agricultura de Estados Unidos (USDA) indican que en los próximos años la producción europea continuaría su ritmo creciente, pero también prevé un incremento del consumo, especialmente para usos industriales como los biocombustibles.

«En Hungría, por ejemplo, se están construyendo tres plantas de etanol», recordó Gear.

En cambio la utilización del maíz para alimento animal se mantendrá relativamente constante, tanto como los volúmenes de producción de carnes.

«Por lo tanto, la UE no modificará sustancialmente su posición actual en el mercado internacional y seguirá importando o exportando pequeñas cantidades», agregó el especialista.

Sin embargo, el resto del mercado mundial crece en alrededor de un millón de toneladas anuales y este año alcanzaría las 87 millones, principalmente gracias al aumento de las importaciones de algunos países del sudeste asiático, muchos de ellos clientes habituales de la Argentina como Malasia, Vietnam y Corea del Sur.

«Es importante destacar que en los últimos años Japón, primer importador mundial por lejos con 16 millones de toneladas anuales, está incrementando sus compras a la Argentina, ofreciéndonos una gran oportunidad para transformarnos en uno de sus proveedores estables», analizó Gear.

China «está desapareciendo como proveedor y Japón no quiere depender únicamente de los Estados Unidos. Nuestro país mantiene desde hace varias décadas una fuerte posición en el mercado mundial de maíz ocupando el segundo lugar, pero a una considerable distancia del primer exportador mundial, Estados Unidos, mientras que Brasil retiene el tercer puesto, aunque nos viene pisando los talones», aclaró Gear.

La Argentina provee maíz a unos 60 destinos diferentes, especialmente a Latinoamérica y a África del Norte, si bien «están creciendo mucho los envíos al sudeste asiático».

«Asimismo la participación de China como abastecedor de maíz está disminuyendo debido al continuo crecimiento de su consumo.

Dejá tu comentario