Avanza cosecha de soja (pero no ventas)

Edición Impresa

Chacabuco - Los productores están aprovechando el clima seco para avanzar rápidamente con la cosecha de soja y maíz en la Argentina, un exportador agrícola clave que actualmente es observado de cerca por los mercados globales para saber cuál será su producción y cuándo la venderán los agricultores.

Luego de las lluvias excesivas de fin de 2012 y de la sequía que golpeó a los cultivos a comienzos de año, el Gobierno vislumbra una cosecha de soja de 51,3 millones de toneladas, inferior a la prevista inicialmente y una producción de maíz que, pese los percances, alcanzará un récord de 25,7 millones.

En las rutas y en los campos de Chacabuco, el movimiento de tractores y maquinaria agrícola no se detiene en todo el día.

"Estamos mejor que el año pasado -cuando una sequía dejó una magra producción de soja-, pero no es la cosecha que esperábamos", dijo José Plazibat, socio de las firmas Bandurria y Plazibat Hermanos, que en conjunto explotan más de 3.000 hectáreas -mayormente propias- en Chacabuco, provincia de Buenos Aires.

Mientras las cosechadoras avanzan con prepotencia sobre el suelo seco, dejando atrás remolinos de polvo, Plazibat señala: "En promedio hasta ahora obtuvimos 4,1 toneladas (de soja) por hectárea en la soja de primera (de siembra temprana), pero la de segunda (cuya cosecha aún no comenzó) va a ser bastante peor".

Respecto del maíz, el productor destaca que ya terminó la cosecha con rendimientos muy altos, cercanos a las 11,5 toneladas por hectárea.

De acuerdo con los últimos datos del Gobierno, la recolección de la soja alcanzó hasta la semana pasada el 38% de los 19,1 millones de hectáreas sembrados con la oleaginosa, mientras la del maíz llegó al 43% del área cosechable de los 4,6 millones de hectáreas dedicados al cereal.

En Chivilcoy, muy cerca de Chacabuco y 170 kilómetros al oeste de la Ciudad de Buenos Aires, la situación es similar.

"Los rindes están muy desparejos por el clima irregular que tuvimos, pero en soja calculo que estamos en 3.000 kilogramos por hectárea, que es el promedio de la región", dice Juan Solari, socio en la estancia Emidelia Solari.

"El maíz estuvo muy bien, con rendimientos promedio de cerca de 10.000 kilos", añade.

Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, hasta ahora los rendimientos en promedio rondan las tres toneladas por hectárea para la soja y las ocho toneladas para el maíz. La Argentina es el principal exportador mundial de aceite y harina de soja y el tercero de maíz.

Si bien la cosecha de soja -el principal cultivo del país- avanza sin mayores inconvenientes, esto no se refleja en la venta de los granos. Como los chacareros cobran en pesos los granos que venden a los exportadores, en muchos casos prefieren guardar la soja, que está atada a precios internacionales, para resguardarse de la elevada inflación, que según economistas privados ronda el 25% anual.

En el pasado muchos productores adquirían dólares para no perder poder de compra, pero las actuales trabas que el Gobierno dispuso a la compra de divisas vuelven imposible esa operación.

Así, mientras los mercados internacionales esperan ansiosos la soja argentina, los chacareros se están desprendiendo de sus granos sólo en la medida en que deben pagar deudas o financiar gastos.

Según la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), los productores vendieron hasta el 10 de abril el 26% de su cosecha, por debajo del 48% que habían vendido el año pasado para esta fecha y del 38% que se vendió en promedio en los últimos cinco años.

"Vamos a guardar la soja, uno siempre tiene expectativas alcistas" de precios, dijo Plazibat.

En medio de una fuerte necesidad de divisas para financiar la economía, el Gobierno está mirando impacientemente lo que acontece en el mercado de granos.

En lo que va del año -hasta el 19 de abril-, las firmas agroexportadoras liquidaron divisas por u$s 5.821 millones, por debajo de los u$s 6.244 millones liquidados hasta el 20 de abril de 2012, de acuerdo con datos de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA) y el Centro de Exportadores de Cereales (CEC).

Agencia Reuters

Dejá tu comentario