Avatares de tv

Edición Impresa

  • En tiempos de tanto debate sobre el buen o mal periodismo, bastardeado o tendencioso según el tamiz con que se analice, el fin de semana pasado se dirimió una batalla entre «Telefé noticias» y «Telenoche» («Canal 13»), cuando un directivo del primero acusó al segundo por pagar una entrevista. Ambos canales se disputaban el testimonio de Juan Burgueño, el ex futuro marido de Silvia Luna, quien dejó en coma a su amiga Carola Bruzzoni, que murió ayer, cuando se enteró de que ésta quería difundir un video sexual que la ponía en evidencia. Si bien Burgueño habló en matutinos el viernes, «Telenoche» tuvo una exclusiva en su edición nocturna, que duró 40 minutos, y que el director de noticias de «Telefe», Francisco Marmol, denunció como paga. 

  • Mármol publicó en la red social Twitter que «En Telefe Noticias hay una norma, no se paga por una nota. No se paga a entrevistados. El periodismo no se puede ni debe prostituirse así. Gracias a todos aquellos que entienden que hay limites, que no puede ni debe imperar la Ley del vale todo. Eso no es exclusiva, es extorsiva». Santo Biasatti y María Laura Santillán recibieron a Burgueño en el estudio y dialogaron con él gran parte del programa, pero antes, «Canal 13» envió un comunicado donde aclaraba que «La nota se pautó como se pautan todas las que se hacen en el noticiero. Si bien es cierto que hubo una disputa por el entrevistado entre los dos canales, el entrevistado fue quien se decidió por Telenoche».

  • Como si esto fuera poco, Jorge Rial intervino en el debate para blanquear métodos: «En el periodismo todos pagan y yo también, cuando la nota lo vale», para que más tarde Mármol arremetiera: «Estoy hablando de noticieros, no de chimentos. Hablo de no pagar fiscales, políticos, jueces, procesados, testigos; no de vedettes, botineras o artistas. 

  • El domingo 23 de mayo culmina «Lost», que ha fanatizado y desvelado a televidentes de todo el mundo, y que en esta sexta temporada tuvo altibajos que ahora, por fortuna, sólo son puntos altos. En los últimos episodios cambió la dinámica de mostrar la vida alternativa (y moralmente superadora) en Los Angeles, que en rigor parece tratarse de una segunda oportunidad para que los personajes se conduzcan por la vida de mejor modo de lo que lo hicieron en su vida ¿anterior?. Pero ahora comenzaron a aportar respuestas a los varios interrogantes que aún quedan abiertos.

  • Lo que todavía no se informó es cómo se las ingeniará AXN para llegar a tiempo a ese domingo 23 de mayo, pues en Argentina la televisación lleva dos capítulos de retraso con respecto a Estados Unidos. Todo indica que la última semana harán una suerte de maratón para llegar a tiempo al capítulo doble del cierre. Por lo pronto en Estados Unidos emitieron los spots publicitarios del final, donde se ve a un hombre angustiado en el diván ante la culminación de su serie favorita, a una mujer llorando con la foto de uno de los personajes y a otro hombre meditando frente a un pizarrón ante las miles de teorías sobre los personajes y el tiempo en la serie. Seguramente esa abstinencia de «Lost» tardará en ser superada, hasta que llegue algo tan o más fascinante que esta creada por J.J. Abrams.  

  • Llega el segundo capítulo de «Para vestir santos» en «Canal 13», que tuvo buen debut y repercusión entre el público. El punto alto es el libro del dramaturgo Javier Daulte, quien lamentablemente no la dirige (Daniel Barone es el director). Con pinceladas de su humor negro característico y el absurdo, los mejores momentos del debut estuvieron cuando las tres hermanas acompañaban a su madre muerta al cementerio, y un pie asomaba por sorpresa desde el ataúd roto. «Ni en tu entierro nos dejás en paz, mamá», mascullaba Celeste Cid.


  • También divirtió la escena en que las hermanas encontraban, entre los objetos de la difunta madre, un consolador. Las fallas estuvieron en la edición, con cortes abruptos que dejaron la sensación de todo el material que había quedado afuera, y el nivel dispar en la actuaciones. Brillaron Gloria Carrá (la medio hermana del trío protagónico), Luis Machín, como un viejo novio de la hermana mayor, Gabriela Toscano, también estupenda al componer a una mujer pacata e ingenua. Pero no convencieron del todo ni Griselda Siciliani, como la hermana alocada y atorranta, ni Celeste Cid como la menor, sobreprotegida e insegura.
  • Dejá tu comentario