Bancarios, en plan de lucha (por Ganancias y seguridad)

Edición Impresa

Los bancarios profundizarán en los próximos 15 días su plan de protesta. El jueves habrá marchas y suspensiones de actividades y siete días después, el 5 de agosto, se amenaza con un nuevo paro del sector.

El gremio de Juan José Zanola, que permanece preso y procesado, pide cinco medidas para levantar el plan. Entre ellas, que se derogue, y de ser posible para el resto de los trabajadores también, la aplicación del Impuesto a las Ganancias sobre el salario. Un pedido sin asidero. Reclaman, además, que los bancos cumplan con lo firmado en las últimas paritarias. Para las entidades, tanto privadas como públicas, se trata de una cuestión política, ya que aseguran que se ha cumplido con todas las condiciones firmadas en las negociaciones terminadas en abril.

Para algunos integrantes del Gobierno, la situación es más compleja, y obedecería a cierta voluntad extorsiva del gremio, que apunta a que algún representante del oficialismo mueva sus influencias sobre el juez Norberto Oyarbide, que tiene en su escritorio la causa de Zanola y sus vinculaciones con la mafia de los medicamentos. Otra visión, cercana al sindicalismo, habla de la necesidad del gremio de mostrarse combativo y firme ante el avance acelerado de la presencia de comisiones internas de izquierda en muchos bancos, en su mayoría públicos. Sería la situación, por ejemplo, de los bancos Provincia de Buenos Aires y Provincia de Córdoba, donde la autoridad histórica de Zanola estaría jaqueada ante el avance de estas comisiones, vinculadas al Partido Socialista de los Trabajadores (PST), el mismo que encabezó el conflicto en la alimentaria Kraft y que ahora moviliza a los trabajadores de Felfort. Según esta visión, Zanola estaría a punto de vivir lo mismo que en su momento vivió Rodolfo Daer y el gremio de la alimentación durante 2009, avance que se intentó frenar este año, otorgándole al ex titular de la CGT el mayor incremento salarial en las paritarias de este año, con un alza anual de los sueldos del 35%.

Según consta en el página oficial del gremio de La Bancaria, bajo el título «Por qué paramos», los motivos del plan lanzado consiste en que «el salario no es ganancia; el impuesto debe ser derogado y devolverse». El sindicato pone así en claro que no está conforme con el nivel de suba del mínimo no imponible que dispuso el Gobierno para el tributo, y que generó protestas no sólo de ese sector, sino también del titular de la CGT, Hugo Moyano. En el caso del gremio bancario, la situación es más problemática, ya que en su momento se evitó reabrir las paritarias (luego de conocerse el 35% de Daer), ante la promesa de una suba sustancial del mínimo no imponible. Como esto no sucedió, el tema Ganancias es el más importante. Luego de las paritarias 2010, y según los datos el Ministerio de Trabajo, el bancario tiene el mayor nivel salarial de toda la escala de trabajadores. Con ingresos de piso de $ 4.500 mensuales, superarían a los camioneros de Moyano, que cobrarían $ 4.000 mensuales. Este número, sin medir extras ni adicionales, implica que la mayoría de los bancarios está hoy alcanzada por Ganancias.

Los otros motivos que esgrime el sindicato en el comunicado que figura en su página de internet habla de la necesidad de cerrar el pase de los empleados de los call centers de los bancos al gremio, así como también de las empresas vinculadas al sector. Se trata de un reclamo similar al histórico de Moyano sobre el gremio de los empleados de comercio de Armando Cavalieri. Se trata de restarle afiliados a este gremio, para cooptarlos en un sindicato mayor.

Dejá tu comentario