17 de diciembre 2014 - 00:00

Banco Central adquirió u$s 200 M en la sesión

  La crisis del petróleo se cobró una nueva víctima: tras el derrumbe de los bonos venezolanos, ayer les llegó la hora a los activos rusos, mediante un desarme del 12% en el índice moscovita RTS.

El rublo llegó a convalidar a media jornada una devaluación del 20%. Cuando la divisa estaba en un nivel inédito de 80 unidades por dólar, fue John Kerry el que se apiadó de Moscú, elogiando sus avances para reducir las tensiones con Ucrania. La moneda finalizó así en las 72 unidades, acumulando un deterioro del 60% en el año, y despertando fantasmas de cepo, "corralito" y default.

La volatilidad fue la norma en los mercados externos. Es que el petróleo WTI operó alrededor de los u$s 54 en gran parte de la sesión, aunque acabó prácticamente neutro, en los u$s 55,93.

El rebote del rublo en los últimos compases de la operatoria recobró el pulso de las plazas europeas. Luego de un arranque adverso, los principales índices del Viejo Continente anotaron ganancias de más del 2%, que se diferenciaron del mal humor que imperó en Nueva York, donde el selectivo S&P 500 retrocedió un 0,85%.

El terremoto ruso también se sintió en la región. Las monedas de Chile, Perú y Colombia tocaron mínimos de cinco años, al tiempo que el real brasileño se replegó a un piso de 10 años.

Mientras tanto, el titular del BCRA, Alejandro Vanoli, aseguró que se siente cómodo con la competitividad del peso, cuando el tipo de cambio real respecto de la divisa brasileña se encuentra en su menor nivel desde 2002, de acuerdo con cifras de la consultora Econviews.

El dólar operó sin variaciones, a $ 8,55, en el mercado de cambios. La mano de Vanoli se notó en los mercados de futuros, donde las ventas oficiales borraron todas las ganancias de la sesión anterior. Incluso el MAE, desierto en los últimos meses, negoció unos u$s 166 millones.

Como lo había hecho Claro una semana atrás, Telecom inyectó u$s 209 millones correspondientes a la licitación de las frecuencias 4G. De manera que la autoridad monetaria logró aspirar unos u$s 200 millones en la rueda.

El "blue" se mantuvo más calmo. Se retrajo apenas dos centavos para finalizar a $ 13,15. La novedad fue el desvelo del contado con liquidación, que cosechó una diferencia de 26 centavos, hasta los $ 11,65.

Así se materializó el rebote del Merval, que acusó una suba del 1,16% hasta las 7.670 unidades, apoyado en las acciones relacionadas con la extracción de petróleo. Petrobras sumó un 6,14%, seguido por el 5,91% de Tenaris y el 4,70% de YPF.

Los bonos en dólares tuvieron un día desfavorable: el Bonar X bajó un 1,59%; el Bonar 2024, un 0,46%; y el Boden 2015, otro 0,36%.

Los descensos fueron más empinados para las series del canje, que revalidaron una retracción que llegó hasta el 6% en algunos casos. El riesgo-país, en tanto, superó cómodo los 815 puntos.

Dejá tu comentario