Banco Patagonia: con más sombras que luces

Edición Impresa

Objeto social: "Financiera e inversión"

Reiteramos lo que venimos diciendo al comentar en esta columna otras entidades financieras. El cambio a las normas NIIF que se opera este año, si bien es bienvenida por la mayor transparencia y simplificación en el análisis contable que entrañan, complica la evaluación intemporal, máxime cuando muchas sociedades han optado por "no ajustar hacia atrás", o hacerlo sólo de manera parcial. Es así que hasta que llegue 2019 y tengamos datos completos, hemos optado por apelar al ND (no disponible) en los cuadros que acompañan estos comentarios, cuando no encontramos datos confiables en la información de las sociedades.



En el caso de la que nos toca hoy, lo más que nos atrevemos a decir es que presenta luces y sombras, quedando al cierre del semestre con un neto de $2.137.640.000, un 24% más que lo que obtenía doce meses antes, que no le alcanza a compensar el incremento inflacionario del período, 29,3% según el INDEC y el 75,7% que se disparó el dólar Banco Nación. A favor, ella nos habla de un incremento de 43% en los préstamos otorgados y de 46% en los depósitos, habiendo reducido ligeramente su dotación de personal al tiempo que incrementaba el número de cajeros automáticos, terminales de autoservicio, puntos de atención y operaciones por individuos y empresas. En contra: sus resultados monetarios. Mientras los ingresos operativos crecieron 20% a $8.070 millones, los egresos lo hicieron 24% a $5.130 millones dejándola con un saldo de este tenor de $2.941 millones. Luego, el aporte de las "asociadas y negocios conjuntos" y una reducción de 3 puntos en lo que le obló al Estado, la dejaron con el resultado arriba indicado. Los ratios de calidad de cartera y patrimonio neto (este creció 19% en a $12.857 millones), sugerirían una caída en la calidad de "sus mejoras".



Dejá tu comentario