Boca va hacia el título a velocidad crucero

Edición Impresa

 Boca ganó jugando uno de sus peores partidos del campeonato; lo hizo con un gol en contra a los 11 minutos y hasta desperdició un penal, que le otorgó Mauro Vigliano, que tuvo un arbitraje muy malo.

Jugó con un equipo descendido que sólo vino a defenderse con una línea de cinco defensores y tres volantes delante de ellos y que muy pocas veces intentó llegar al área contraria, incluso perdiendo.

Boca empezó apabullando a Crucero del Norte, con una presión en tres cuartos de cancha que le daba la posibilidad de tener la pelota en la puerta del área rival.

En la primera situación que tuvo Vigliano "compró una falta del arquero Ramírez a Calleri, que no existió (el delantero se tiró, sin que el arquero lo toque) y dio un penal, que Carlos Tevez puso en órbita, al lado del Arsat 2.

No obstante, 4 minutos después Carlitos tuvo revancha, cuando recibió un gran pase de Lodeiro, eludió al arquero y tiró un centro atrás que Gabriel Tomassini se encargó de meter en su propio arco.

Después Calleri, el propio Tevez y Lodeiro tuvieron situaciones claras para ampliar el marcador, pero les faltó precisión para hacerlo.

A partir de los 30 minutos el partido entró en un bajón del que no se superó más. Crucero nunca salió a buscar el empate y aunque pudo lograrlo porque Vigliano no le cobró un claro penal del "Cata" Díaz a Maximiliano Oliva (planchazo en el pecho), fue en una jugada aislada, porque en realidad los misioneros nunca inquietaron a Orion.

En Boca se obsesionar con dársela a Tevez para que resuelva y Carlitos se cansó de chocar con los defensores, sin crear casi situaciones de gol.

Boca si jugaba normalmente debería haber goleado a este pobre Crucero del Norte, pero le ganó por la mínima diferencia, lo que igual le sirvió para sacar una ventaja de 6 puntos, que faltando 9 por jugar parece inalcanzable.

Dejá tu comentario