Bolsa argentina: ¿estrella que emerge?

Edición Impresa

La semana que pasó mostró a los índices americanos cerrando en nuevos máximos anuales: el Dow Jones arriba de los 11.200 puntos; el S&P500 en niveles de 1.217 puntos, y el NASDAQ 100 en niveles de 2.055 puntos. Es decir que los máximos de 11.154 del Dow antes de la noticia de Goldman Sachs y los 1.213 del S&P500 fueron superados. La noticia de Goldman Sachs fue utilizada en el mercado americano como oportunidad de compra.

Estos niveles marcan nuevos máximos de recuperación desde que empezó el mercado alcista en marzo del año 2009 en niveles de 6.470 de Dow y niveles de 666 puntos en el S&P500. Las Bolsas europeas, representadas por su Euro Stoxx 50, por el contrario, el viernes terminaron en niveles de 2.930 puntos, 2%-3 % debajo de los niveles máximos previos a la noticia de Goldman Sachs, que fueron de 3.027 puntos y se encuentra 4% debajo de los máximos de enero de este año, que fijaron un techo en niveles de 3.043 puntos. En el caso de la Bolsa española, el IBEX se encuentra debajo de los 11.000 puntos; vienen debajo de los 11.536 máximos antes de la noticia de Goldman Sachs y una de las Bolsas más alejadas de sus máximos del año de 12.243 puntos.

En algún momento, la Bolsa americana y la europea deben alinearse; si nos guiamos por el estado de los indicadores, los Fibonacci (S&P500 y Dow cerca de recortar el 62% de las pérdidas de 2007 a 2009) y los indicadores de sentimiento que se encuentran muy optimistas con lecturas similares a las registradas en los techos del año 2007. Es que lo más probable es que en Wall Street capitulen los últimos bajistas, se produzca la euforia final y que esto genere un techo muy importante que ponga fin a la recuperación desde marzo de 2009 y venga el ajuste o corrección más importante de los últimos trece meses, y allí tanto EE.UU. como Europa produzcan caídas importantes para las próximas semanas y meses que recorten el 50% o el 62% de las ganancias desde marzo del 2009.

Volvemos al análisis de largo plazo de la Bolsa argentina.

El primer punto para aclarar que el análisis de la fortaleza relativa de la Argentina debe interpretarse de esta manera: desde estas instancias y en los próximos años, cuando los mercados caigan o ajusten, la Bolsa argentina lo hará en menor proporción que sus pares latinoamericanos y cuando los mercados centrales suban, lo harán en mayor proporción que sus pares latinoamericanos. Si los mercados centrales, básicamente EE.UU., ajustara en los próximos meses, seguramente ello afectará a todos los índices latinoamericanos y también al índice Merval, pero creemos que la Argentina tiene mucho de lo malo en sus precios tan atrasados, y muy poco de lo bueno que vivieron, cada uno a su tiempo, Brasil, Chile, México, Perú y Colombia. Por lo tanto, si sobreviniera esa caída creemos que la Bolsa para comprar debe ser la Bolsa argentina.

El índice Merval cerró en niveles de 2.447 puntos con un dólar en niveles de 3,87, esto es en 632 dólares. Este cierre en dólares es un 27% menor que el valor en dólares que tenía el índice Merval en su mejor momento de 1997, esto es 13 años atrás, y un 30% debajo de los máximos de 900 dólares del mejor momento de 1992, 18 años atrás.

Como expresáramos en el artículo previo, la Bolsa argentina en dólares es la que menos rindió en las últimas dos décadas de todas las Bolsas latinoamericanas más importantes, en un comparativo con Brasil, México, Chile, Perú y Colombia; sólo rindió más que la Bolsa venezolana, si tenemos en cuenta la Bolsa en términos de dólares luego de la última devaluación de los bolívares en Venezuela.

Además, también en los gráficos se demuestra que la Bolsa argentina es la única Bolsa que no ha superado los máximos generados en la década del 90 en términos de dólares.

Creemos que estos dos elementos serán corregidos desde ahora y para los próximos 10 años, y creemos que la Bolsa argentina en dólares debería recuperar terreno contra sus pares latinoamericanos, debiendo superar sus máximos de la década del 90 primero como hicieron todas las otras Bolsas y entregarnos ratios de crecimiento muy importantes en dólares, como en su momento lo entregaron México entre 1988 y 1994, Perú entre 1990 y 1997, y 2002-2006, Brasil del año 2000 al 2010, y Colombia del 2002 al año 2010. La Argentina ha tenido entre 1992 y el piso de 2002, uno de los mercados bajistas en tiempos y en precios más importante de las Bolsas mundiales.

El índice Merval en dólares descendió desde los niveles máximos de 900 dólares de junio de 1992 hasta los niveles mínimos de 74 dólares de junio de 2002, exactamente una caída de 10 años en donde el índice en dólares perdió el 92% de su valor. Tanto en tiempos como en precios, en los tiempos modernos no tenemos mercados que hayan producido tamaña caída bursátil; los tenemos en precios, pero no en tiempos, o los tenemos en tiempos, pero no en precios.

Para hallar caídas similares al 92% en Wall Street debemos remontarnos hasta la caída desde 1929 hasta 1932, donde el Dow Jones perdió también un 92% de su valor en sólo tres años; la Argentina lo hizo 70 años después, pero en 10 años de duración.

En términos de tiempos, la Bolsa que ha tenido una caída muy larga es la Bolsa de Japón, que alcanzó su máximo valor en niveles de 38.957 puntos, y si contamos los pisos del año 2008 vimos niveles de 6.950 puntos. Ahora vale 11.200 puntos. Pero hasta el año 2008 cayó 19 años, más que la Bolsa argentina, pero perdió un 83 % de su valor.

El mercado bajista argentino entre 1992 y 2002 ha sido uno de los más severos en tiempos y en precios comparados con muchos mercados.

Esta tremenda caída en precios y en tiempos hace que los pisos vistos en junio del año 2002 hayan sido de una gran importancia histórica .

La Bolsa argentina cumplió 10 años de no ser negocio en el año 2002 y perdió el 92% de su valor en dólares.

Ciclos de la Argentina

Sólo la Argentina se puede comparar con la Argentina, la caída desde 1992 hasta 2002 es comparable en términos porcentuales con la registrada entre 1967-1969 y 1976 y la registrada desde 1980 hasta 1985, aunque en términos de tiempos, la última desde el año 1992 hasta el año 2002 ha sido la más extensa de la historia bursátil que contamos. El índice general entre 1967-1969 estaba muy cerca de los 4.000 dólares; desde allí se desplomó hasta niveles de 342 dólares al año 1976 una caída de 7 años y una pérdida del 92% de su valor. Sin embargo, desde 1976 hasta 1980 la Bolsa tuvo cuatro años gloriosos y únicos donde el índice general pasó de 342 dólares a 11.252 dólares, subió 31 veces su valor sólo en cuatro años (a una tasa del 750% anual en dólares), y superó por un 180% los máximos de 1967-1969 (techos del ciclo alcista previo). Luego, desde 1980 hasta 1985, la Bolsa argentina tuvo cinco años de un mercado bajista muy grande que erosionó gran parte de las ganancias de cuatro años; el índice general pasa de 11.252 dólares a niveles de 536 dólares en 1985, una caída de cinco años del 95% de su valor en dólares. Desde 1985 hasta 1992, la Bolsa argentina medida en su índice general pasa de niveles de 536 dólares a 25.973 dólares, una suba del 4.700% en términos de dólares o 47 veces su valor en 7 años; aquí el índice subió a un promedio anual del 671% en términos de dólares, y su valor supera los máximos de 1980 (techo del ciclo alcista previo) y en su mejor momento se encuentra un 130% arriba del techo observado en 1980, los 25.973 del año 1992 en el índice general comparado con los 11.252 dólares del índice de 1980.

Desde 1992 ya tenemos los datos del índice Merval, que hace su techo histórico en niveles de 900 dólares y dejamos el índice general en nuestro análisis. Aquí el ciclo negativo dura 10 años; el índice Merval pierde el 92% de su valor, es decir es el ciclo negativo más extenso en tiempos de nuestro análisis, y en precios, similar al de 1967-1976 y algo menor al verificado en 1980-1985.

Sin embargo, desde el año 2002, el índice Merval en casi ocho años se encuentra en niveles de 630 dólares, esto es recuperando un 751% desde el peor momento del año 2002, a una tasa anual del 95%, muy por debajo de las tasas cercanas al 700% que caracterizaron los otros dos grandes ciclos positivos que sucedieron a grandes caídas, es decir el ciclo de 1976-1980 y el de 1985-1992.

El ciclo de la Bolsa argentina desde 1967 hasta 1976 duró 7-9 años y produjo una caída en dólares de la Bolsa del 92%; luego sobrevino una gran fiesta bursátil: la Bolsa subió 3.000% en sólo cuatro años, a una tasa promedio del 750% anual desde 1976 hasta 1980.

Desde 1980 hasta 1985, la Bolsa argentina perdió el 95% de su valor en cinco años de mercado. Luego de esa caída, que fue la mayor en porcentual, pero menor en tiempos, la Bolsa sube siete años en términos de dólares, a una tasa del 670% anual y sube 47 veces su valor, hasta su techo en 1992.

El techo de 1980 fue un 180% superior al techo del ciclo alcista anterior de 1967; el techo de 1992 fue un 130% superior al techo de 1980, que fue el ciclo alcista anterior.

Ambos ciclos alcistas 1976-1980 y 1985-1992 superaron los techos previos de comienzos de los ciclos bajistas.

En los últimos tiempos, el Merval desde 1992 hasta 2002 cayó el 92% y la caída duró 10 años, la más extensa en tiempos y casi similar en precios que los ciclos bajistas previos.

El ciclo alcista actual desde el año 2002 no ha reproducido ni cerca los guarismos observados en los ciclos alcistas en dólares entre 1976 y 1980, ni los del registrado entre 1985 y 1992.

Este ciclo alcista no ha todavía superado los niveles máximos del comienzo del ciclo bajista previo, es decir los techos de 1992.

Si el ciclo alcista empezado en el año 2002 superase en un 130% el techo del ciclo alcista previo, el Merval debería valer 2.070 dólares, unos 8.000 puntos, y si fuera como el ciclo de 1976-1980, que lo superó por un 180%, estamos hablando de 2.520 dólares, unos 10.000 puntos de Merval.

La tasa de crecimiento de la Bolsa desde el año 2002 ha sido buena, con un 95% anual de crecimiento, pero muy lejos del 670% de crecimiento promedio de 1985-1992 y el 750% promedio anual del período 1976-1980.

Sobre la base de todo ello tenemos que incluso comparado con sus ciclos, con su propia historia, el ciclo alcista de la Bolsa argentina iniciado en el año 2002 aún tiene mucho más para mostrarnos. Un objetivo de 2.000-2.500 dólares del Merval es posible contra los paupérrimos 632 dólares actuales.

Por lo tanto, aquí tenemos otro elemento para pensar que el Merval es la Bolsa atrasada con los hermanos latinoamericanos, y aun con su propia historia; es por ello que pensamos que es la Bolsa argentina la que debe emerger en los próximos años. Continuará.

Dejá tu comentario