28 de julio 2014 - 00:00

Buena cantante que sabe elegir músicos y repertorio

Macarena Robledo tiene una voz muy bien trabajada y se rodea de excelentes músicos.
Macarena Robledo tiene una voz muy bien trabajada y se rodea de excelentes músicos.
Presentación de "Instrumento vivo". Macarena Robledo (voz). Con A. Torres (piano), P. Motta (contrabajo, cello) y O. Giunta (batería). (Bebop Club; 25 de julio).

Formada en la danza, el teatro, la música y la docencia, con mucho recorrido en escenarios argentinos y del exterior, múltiples participaciones en comedias musicales y espectáculos coreográficos, y con tres proyectos sonoros publicados (uno de ellos de manera virtual), Macarena Robledo es ante todo una cantante. Se suele mencionarla como a una artista de jazz y esa afirmación tiene mucho de cierto aunque, al momento de revisar su repertorio, uno encuentre muchos temas de otros géneros, sobre todo el rock y el pop, y unas cuantas composiciones suyas que también trabajan más alrededor de la balada y hasta del folklore que del jazz clásico. Lo que tiene de jazzera su propuesta es la actitud; desde la banda que formó para acompañarla con tres músicos de ese origen (en el vivo, Álvaro Torres reemplaza a Andrés Beeuwsaert quien tocó en el último disco) hasta en el modo de plantear los temas. Los instrumentos tienen un lugar fundamental y todos se lucen sin necesidad de solos, los arreglos del contrabajista y ahora también cellista- Pablo Motta dejan en claro que no se trata sólo de poner acordes a las melodías, la voz se transforma en muchos momentos en un instrumento más y la propia impostación vocal remite a ratos a la música negra norteamericana, sobre todo al soul.

Por estos tiempos, Macarena Robledo está presentado su más reciente álbum, "Instrumento vivo", que grabó en trío y con muchísimos invitados. Allí hay, en gran mayoría, canciones de su propia creación. Son temas que, en los textos, apuntan a lo filosófico, a la reflexión interior, a la sensualidad, a la significación de la misma música. En lo melódico, como decíamos, tienen un aire general de balada urbana, con una escapadita hacia la zamba en "Algo de mí. Y el CD se completa con piezas de Spinetta, Fito Páez, Jobim/Vinicius, Pedro Aznar, etcétera.

Este nuevo material fue el eje sobre el que armó su show de Bebop, y apenas sumó algunos títulos de sus producciones anteriores o por venir, en líneas similares. En tal sentido, vale la pena destacar su muy buena versión, con piano solo, para "A pique" del tucumano Juan Quintero.

Una voz muy bien trabajada. Un trío de grandes músicos. Un repertorio osado que apunta a presentar muchos temas nuevos, con el riesgo que siempre eso implica. Un disco que se hace más valioso por el aporte de los invitados. Macarena Robledo es una cantante para tener muy en cuenta.

Dejá tu comentario