Buena música y humor en clave bien cubana

Edición Impresa

Clave Cubana: R. de la Torre (voz), E. Suárez (Dir., bajo, guitarra tres), H. García (piano y voz), E. Gómez (percusión y voz), Y. O'Connor (contrabajo), G. Juncos (flauta), C. Cecardi (congas), Choco (timbal) (Boris Club, 1 de febrero)

Desde el año pasado las noches de sábado del club de jazz Boris explotan cada vez que se presenta Rafael de la Torre y su grupo Clave Cubana, y el público que quiera escuchar la mejor salsa, el afro jazz, boleros y cualquier variante rica en ritmo caribeño tiene suerte porque parece que este fenómeno de culto continúa también este año.

El punto fuerte de Clave Cubana es su capacidad de resumir todas las variantes de la música de la Isla dándole un sello personal pero sin que ni una sola nota deje de ser absolutamente genuina. Y fundamentalmente, mezclando todo esto en un show reamente divertido, dado que Rafael de la Torre uno de los fundadores de la mítica Trova Cubana- no solo es es un gran músico y compositor, sino también tiene una formidable veta de comediante que permite que entre tema y tema sus presentaciones funcionen casi como las de un stand up, e incluso a veces en medio de un bolero o de una canción tradicional puede meter fabulosos chascarrillos.

Pero ojo, todo lo musical es realmente serio. Un cover de "11 y 6 " de Fito Páez puede transformarse hasta lo irreconocible (y se puede afirmar, que en versión realmente mejorada a todo nivel, no sólo en ritmo) gracias a los asombrosos arreglos que imponen De la Torre y sus fabulosos músicos. En este sentido el que se roba la performance es el pianista Hubert García, que se manda unos solos memorables que la gente aplaude de pie (como en la afiebrada, totalmente infernal y extensa rendición de "El manisero"), sin dejar de hacer notar la endiablada tríada de percusionistas y el excelente guitarrista Eduardo Suárez. Si hubiera que elegir un momento antológico del show, sería el homenaje a Armando Manzanero con "De un bolero a un danzón", sólo uno de los motivos que permiten ir a escuchar a Clave Cubana mas de una vez (lo que se nota por el público ya totalmente familiar con el repertorio y con los chistes de Rafael).

Es que además de la calidad musical, lo que está claro antes que nada es que Clave Cubana logra que la gente la pase realmente bien.

Al final, mucha gente no puede dejar de levantarse y ponerse a bailar salsa al lado de sus mesas, mientras otros no pueden parar de reírse con los chistes de De la Torre, que tienen su momento culminante en una estiradísima version de "Guantanamera" a modo de despedida en a que a lo largo de casi 20 minutos el cantante presenta pintorescamente a su banda mientras improvisa hilarantes monólogos que incluso llegan a referirse a algunos miembros de la platea.

Dejá tu comentario