Cámara Electoral mete dedo en la llaga por dinero de la política

Edición Impresa

• ORDENAN INVESTIGAR IRREGULARIDADES EN FINANCIAMIENTO DE CAMPAÑA PRESIDENCIAL DEL 2015
Impacta en Cambiemos, Frente para la Victoria y Massismo. Ningún balance de las principales fuerzas aprobó auditoría. Servini, jueza a cargo.

La Cámara Nacional Electoral (CNE) metió el dedo en la llaga para el tema más espinoso que atraviesa transversalmente a la política: el financiamiento de las campañas electorales. Y en el mismo movimiento, revitalizó de manera tangencial (para lamento del Gobierno) la causa por los falsos aportantes descubiertos en la campaña proselitista de Cambiemos para las últimas legislativas en territorio bonaerense. En cuatro fallos sucesivos firmados por los camaristas Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera ordenaron que se investiguen en profundidad las diversas irregularidades detectadas en las auditorías sobre origen y destino de los fondos de las principales agrupaciones políticas que compitieron en las últimas elecciones presidenciales, en 2015. Ni Cambiemos que postuló a Mauricio Macri, ni el Frente para la Victoria que tenía como cabeza a Daniel Scioli lograron aprobar sus balances contables. Lo mismo que sucedió con Unidos por una Nueva Alternativa (UNA), que candidateó a Sergio Massa y con Compromiso Federal, donde se lanzó Adolfo Rodríguez Saá. Básicamente, la CNE le encargó a la jueza María Servini de Cubría que el caso no quede en la detección de las meras irregularidades, sino que se profundice el verdadero origen y destino del dinero empleado para esas elecciones.

Esta decisión sube el voltaje tanto para el expediente que se disputan desde La Plata y Comodoro Py por los falsos aportantes ligados al PRO, pero también en el contexto donde las revelaciones por la causa de los cuadernos dan cuenta de un circuito de financiamiento ilegal de la política vía retornos de licitaciones de obra pública. Todo el combo hirió susceptibilidades de las principales fuerzas que desconocen con qué rumbo encararán la recolección de fondos con vistas al 2019. El terreno de los privados y de las empresas no pasa por su mejor momento tras las esquirlas de ambos expedientes judiciales. Para peor, algunos pocos se anoticiaron que en el Presupuesto hay también un recorte de los fondos públicos que se destinan a las fuerzas de acuerdo al caudal de votos que recibieron. Mientras que en 2017 cada voto recibido estaba valuado en $9,43, para el año que viene sólo recibirán $8,50.

La CNE puso el foco en tres cuestiones: "la necesidad de corroborar la autenticidad del origen de algunos aportes privados, para lo cual la Cámara requiere que las personas que figuran como aportantes confirmen que ellos efectivamente hicieron las contribuciones", algo similar a lo que investiga Sebastián Casanello, el platense Ernesto Kreplak y el electoral Adolfo Ziulu; "la existencia de aportes que podrían encuadrar en las prohibiciones legales", con el eje puesto en empresas contratistas de obra pública. Esta es la piedra de toque que ha quedado en evidencia y es igual de transversal en cada una de las jurisdicciones. Servini deberá llamar a testimonial a quienes aparecen disimulando aportes de personas jurídicas como vía para saltar el impedimento legal. Esa fue la instrucción de la CNE. Por último, los jueces exigieron saber "la existencia de gastos de campaña no declarados, tales como publicidad en vía pública; actividad en redes sociales; gastos informados por proveedores y no declarados por los partidos; publicidad en medios gráficos; e incluso gastos de campaña anticipados, es decir, producidos antes del inicio del período legal". Básicamente, configuró el escenario para una mega investigación que ni limite la denuncia de irregularidades como hasta ahora, sino que allane a las principales fuerzas a sanciones por no poder justificar de dónde sacaron el dinero que utilizaron.

La CNE reiteró una queja sobre la carencia de recursos reales para investigar estos hechos. El Cuerpo de Contadores sólo tiene 7 expertos para escrutar 4 mil informes financieros, lo que explica la demora del análisis que se hace siempre después de cualquier elección y queda diluido en el tiempo.

Dejá tu comentario