Cambian reglas para generadoras de luz

Edición Impresa

El Gobierno va a instrumentar los primeros cambios en el sector eléctrico a tono con los anuncios que había hecho el viceministro de Economía, Axel Kicillof, a las empresas privadas en agosto pasado. Según lo prometido, las compañías percibirán una remuneración que cubra los costos más una rentabilidad razonable y habrá un cambio en las reglas de juego para que el Estado tenga un rol más protagónico.

Circula un borrador de resolución que alcanza a las generadoras térmicas que no hayan firmado contratos de energía plus, es decir no están incluídos los equipos que se instalaron o se ampliaron en los últimos años a cambio de un precio más alto por al energía. Tampoco en esta primera etapa la norma se refiere a las generadoras hidroeléctricas.

Según los trascendidos, la resolución prevé un incremento en la remuneración de la energía y de la potencia que se percibirá si se cubren pautas predeterminadas de disponibilidad de los equipos. Ese precio cubriría los costos más la utilidad razonable. El segundo gran cambio que se instrumentaría con la norma es que el Estado pasará a controlar el mercado eléctrico. Así, Cammesa, la empresa gerenciada por el Gobierno que opera el despacho eléctrico, será la encargada de toda la gestión de combustibles en cuanto a comprar, vender o transferir a las generadoras y pagar las facturas. Cammesa además sólo operará con YPF para los suministros de gas y combustibles líquidos.

Por otra parte, las generadoras ya no podrán celebrar contratos de abastecimiento con los grandes usuarios industriales. Los contratos no se van a poder renovar a medida que venzan, y tampoco se podrán pactar nuevos. Las grandes empresas deberán comprar la energía ahora a Cammesa.Esto implica que las generadoras ya no dispondrán de los fondos que les ingresaban hasta ahora por los contratos. Para cobrar dependerán de los fondos que tenga Cammesa, tal como ocurre ahora con los usuarios residenciales y las pequeñas y medianas demandas industriales y comerciales. 

Dejá tu comentario