25 de marzo 2011 - 00:00

Capital: consenso se escribe con “d” (de dedo)

Horacio Rodríguez Larreta
Horacio Rodríguez Larreta
Inútiles fueron los esfuerzos, ayer, de Horacio Rodríguez Larreta por disimular que la agrupación PRO, a la que reporta, no ejerce la mentada democracia partidaria que suelen propalar los que se estrenan en la política y a la que han renunciado, claro, muchísimas porciones, a la hora de definir candidaturas y armar lista. En pleno proceso de confrontación, el precandidato a la sucesión de Mauricio Macri intenta convencer sobre que habrá consulta para la elección del postulante. Incluso, en el PRO, un partido nuevo del que se esperaban otras rutinas, no se conoce que alguna vez haya recurrido al voto para definir candidatos ni que haya programado, tan sólo para cumplir, alguna urna doméstica. Como sea, el macrismo espera que en los próximos días, tal vez, el jefe de Gobierno ponga fin a la puja ya sin freno entre los aspirantes a sucederlo dentro de su tropa, ya que ingresará en la semana de definiciones para ponerle fecha a la votación, una intriga que mortifica a sus propios adherentes.

En ese sentido se expresó R. Larreta, cuando se le requirieron explicaciones sobre cuándo y cómo se definirá el candidato del PRO a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y buscó eludir en la respuesta qué resultará de la decisión que tome Macri. Es decir, de su dedo, no de una compulsa interna. Después de todo, la práctica de retener la exclusividad del dedo o la lapicera también se extiende a la agrupación de Elisa Carrió o del propio kirchnerismo y hasta resultó caer en ese estilo ahora la UCR porteña -rigurosa en la celebración de los ritos estatutarios-, que esta semana propaló una «lista de unidad» de candidatos a la elección de la Capital Federal que, más que conformar, dejó al partido al borde de otro fraccionamiento (al punto que ya piensan en desandar la boleta que aseguran suscribió Enrique Nosiglia).

Según R. Larreta, quien aspira a competir en Capital, la decisión del PRO será por «consenso mayoritario» y se conformó además asegurando que «el PRO gana con cualquiera» de los postulantes (es decir, él o Gabriela Michetti, a menos que Macri sorprenda con otra oferta).

«El candidato se va a definir por consenso mayoritario; se recogerán las opiniones de los integrantes del partido para decidir quién está mejor capacitado para garantizar la continuidad de lo que se viene haciendo en la Ciudad», dijo a las radios el funcionario, manifestando casi un deseo, ya que aparentemente, dentro de la tropa, R. Larreta ganaría en adhesiones, aunque en el electorado los sondeos benefician a Michetti.

El jefe de Gabinete porteño confió también que le «encantaría ser candidato» y luego explicó que Macri será candidato a presidente y que para eso «trabaja todos los fines de semana, recorriendo las provincias del interior del país».

«Ésa es la muestra más clara de que está dedicado a construir una alternativa nacional», dijo Rodríguez Larreta, que a la vez explicó que la agrupación macrista mantendrá acuerdos en cada distrito al margen de una alianza nacional que pueda conseguir.

Sostuvo que el armado nacional será «provincia por provincia», ya sea «con gente propia o con acuerdos con otros referentes del Peronismo Disidente» y que se repetiría el acuerdo que se hizo para la provincia de Buenos Aires, hace dos años, con Francisco de Narváez.

«En esa oportunidad lo armamos municipio por municipio, lo mismo haremos ahora provincia por provincia», concluyó el titular del gabinete PRO.

Dejá tu comentario