Carrió congela acuerdo con la UCR y deja vía libre a Cobos

Edición Impresa

Elisa Carrió confirmó ayer que la Coalición Cívica está hoy más lejos que nunca del radicalismo. «La relación con la UCR está en una impasse», dijo, dejando atrás la era de idilio que protagonizó cuando Gerardo Morales presidía el partido. Quedó claro, además, que el desembarco de Julio Cobos tras la elección de las nuevas autoridades del radicalismo precipitó la situación. «Me alegra mucho que Sanz sea presidente de la UCR y no voy a entrar en ninguna polémica y menos por los diarios», dijo ayer Carrió, pero a pesar del esfuerzo, el portazo que dio precipitará reacomodamientos dentro del propio radicalismo entre los sectores de «la resistencia» que impulsaron el acuerdo con la Coalición Cívica para las elecciones de junio y el cobismo que no piensa competir con nadie dentro o fuera de la UCR por candidaturas presidenciales.

Carrió nunca tuvo una relación cercana con Cobos, a quien sigue considerando sólo como vicepresidente de Cristina de Kirchner y, por lo tanto, fuera de la oposición. Frente al difícil equilibrio que tuvieron que hacer los radicales para dar a luz una mesa de conducción unificada, la jefa de la Coalición Cívica optó por alejarse, lo que deja además el camino libre a Cobos dentro de la UCR.

Ayer, Carrió les pidió a sus socios del Acuerdo Cívico y Social «bajar los decibeles» en la discusión sobre las candidaturas presidenciales: «Mi relación con Sanz seguirá siendo excelente, por eso les pido a todos nuestros compañeros del Acuerdo Cívico que bajemos los decibeles y nos pongamos a trabajar para sacar muy buenas leyes en materia de Justicia, de lucha contra la corrupción y contra la inseguridad», dijo.

En una reunión con radicales bonaerenses que responden a la Coalición Cívica, Carrió explicó que más adelante analizará si se entablan o no acuerdos electorales con el radicalismo y destacó que ahora lo «más importante son los acuerdos parlamentarios».

«En su momento hablaremos con el presidente de la UCR para ver si hacemos un acuerdo. Es una decisión que va a tomar toda la Coalición Cívica. No voy a entrar en ninguna polémica», dijo la jefa de la Coalición Cívica.

Carrió se reunió ayer con radicales bonaerenses de 40 distritos que también la siguieron en su alejamiento de la sociedad con el radicalismo: «Nos quedamos con la Coalición Cívica dirigida por Carrió», definieron al final del encuentro. Uno de ellos, el diputado Juan Carlos Moran, fue más duro: «Sanz fue el plan B de Cobos; la UCR tendrá que decidir si va a triunfar una renovación junto con la Coalición Cívica o si va a fijarse en la imagen y a construir un modelo pactista».

Dejá tu comentario