Carrió imparable, no se va pero emplaza a Macri

Edición Impresa

La aliada de Mauricio Macri no baja el tono a sus reclamos y se gana enemigos dentro del oficialismo.Ahora dice que no atiende al Presidente, pero asegura que no romperá la sociedad política.

Elisa Carrió siguió ayer atizando el fuego dentro de su propia alianza con un emplazamiento a Mauricio Macri y casi una amenaza, diciendo que si no se define "cae", una exageración que le llega al Gobierno en medio de la crisis económica y que, no parece ni siquiera un ensayo distractivo ante la contundencia de la realidad. Como sea, la diputada sostuvo su relato de presuntas confabulaciones de funcionarios de su Gobierno (por ejemplo para absolver a Carlos Menem en la causa armas), que irían a contramano de la pelea contra la corrupción con la cual siempre se embanderó. Ni una larga conversación, ayer al mediodía, con Leandro Cuccioli, aplacó los retos de la legisladora, aunque remató la jornada intentando calmar su propio ánimo. El titular de la AFIP la llamó para explicarle que los funcionarios que reemplazó no tienen relación con sus acusaciones (ver nota página 12), aunque no está claro qué le está exigiendo a Macri la diputada, que no es la única socia de la alianza oficialista quien se considera que no gobierna pero afirma "soy autoridad nacional".

Finalmente, en una serie de mensajes por Twitter, aseguró ayer Carrió que no se irá de Cambiemos, mientras el Gobierno elude los embates, al punto que así como sostuvo la semana pasada al ministro de Justicia Germán Garavano, ayer hizo lo propio el legislador Daniel Lipovetzky .

Dentro de Cambiemos crece el descontento con la diputada, que viene apuntando contra diferentes referentes, no solo el propio Macri sobre quien ahora dice que ya le perdió la confianza.

Durante una presentación en la Facultad de Derecho, en la provincia de Corrientes, Carrió participó de un panel presentando un libre de Mariana Zuvic. Desde esa tarima arremetió diciendo que "este es un tiempo de bisagra histórica" y por eso " acompañar la lucha por la impunidad se está jugando ya en Cambiemos. Tenía que pasar. Había doble juego. Siempre dije el Presidente está entre la línea de Angelici y la línea Carrió. Y va a tener que elegir, y tiene tiempo para elegir. Pero sabe que elige o cae". Y así agregó que "si la Argentina son los barrabravas y los contenedores, el arreglo con los jueces, las agrupaciones de fútbol, el fútbol para todos, Moyano, nosotros no vamos a estar ahí porque somos millones los argentinos que hemos padecido todas las crisis".

Como si fuera poco aseguró que "es cierto que el Presidente me busca, pero solo me tiene que dar una respuesta, yo ya no necesito hablar".

Carrió subió a Twitter, en tres partes, fragmentos de su charla en Corrientes y acompañó las partes del video con títulos como "Sin memoria no somos Nación"; "este es un tiempo de bisagra histórica" y "Algún periodismo tapa con detalle la verdad; la verdad visceral de la impunidad".

Además, por la tarde escribió "No rompo Cambiemos. La verdad no es buena ni mala, pero no tiene remedio" y "No se preocupen, no voy a romper Cambiemos. Pero hay cosas en materia de justicia que tienen que cambiar. La impunidad no es negociable".

En otro sentido, Lipovetzky defendió ayer a Germán Garavano, en la pelea con Carrió y apuntó que a su entender las declaraciones de la legisladora "ameritan" una conversación entre los líderes de los tres partidos que integran Cambiemos.

El diputado, como el ministro, sostuvo que "el instituto de las prisiones preventivas en la Argentina es muy discrecional, no está bien regulado y eso hace que los criterios jurisprudenciales para aplicarlos sean muy disímiles" .

Dejá tu comentario