Catherine Jenkins, eficaz “cross-over”

Edición Impresa

«Believe». Catherine Jenkins. Warner 68285-5.

Periódicamente la industria musical presenta uno de estos «productos» que, casi siempre, son bien recibidos por el público. Nos referimos a cantantes de formación -y en buena medida, también de impostación vocal- clásica que abordan diferentes repertorios populares, más o menos cercanos al rock, a la canción francesa o italiana, a los distintos folklores, etcétera. El caso aquí es el de la mezzosoprano galesa Katherine Jenkins quien empezó su carrera como artista clásica más convencional, grabó discos que tuvieron enorme repercusión y, poco a poco, fue mutando cada vez más rotundamente su repertorio hacia lo popular. A la fecha lleva editados nueve discos, ha vendido unos cinco millones de copias y sus álbumes «rankean» por igual entre lo clásico como entre lo pop.

Editado el año pasado en Gran Bretaña, «Believe», su último trabajo, llegó hace poco a la Argentina. Y la cantante estuvo presentándolo aquí hace pocos días para la prensa y algunos fans favorecidos por un sorteo. Se trata de un material que combina temas de muy distintos orígenes: «La vie en rose», «Who Wants to Live Forever» (de Queen), la canción de amor de «El padrino», «No Woman, No Cry» (de Bob Marley), «Love Never Dies» (de «El fantasma de la ópera»), entre otros. Con la solvencia de quien tiene herramientas técnicas de sobra, Jenkins aborda estas piezas con buenos resultados. Andrea Bocelli -un colega en esto del «cross-over»-, Amaury Vasilli, Chris Botti, Cody Karey y el violinista André Rieu aparecen como invitados en el disco.

Ricardo Salton

Dejá tu comentario