6 de febrero 2012 - 00:00

Chaco y Santa Fe activan negociación con docentes

Antonio Bonfatti
Antonio Bonfatti
Chaco y Santa Fe se anticiparon a la paritaria docente nacional, que todavía no oficializó fecha a sólo trece días hábiles del comienzo de las clases, y ya confirmaron que arrancan esta semana con las negociaciones. La gestión del justicialista Jorge Capitanich tendrá mañana la primera reunión con los gremios, mientras que la del socialista Antonio Bonfatti agendó la apertura de la mesa de discusión para el miércoles.

Como réplica de la estrategia del Gobierno nacional, el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, aguarda en silencio hasta último momento. Desde el Frente Gremial de la provincia, que reclama un piso salarial de 3.100 pesos, se intentó eludir la excusa de la demora de la paritaria nacional para no iniciar oficialmente la pelea local y se propuso empezar a debatir sobre los topes de la Asignación Universal por hijo y el Impuesto a las Ganancias. «La discusión en la paritaria nacional no nos impide ir avanzando notablemente sobre estos aspectos», argumentaron los delegados sindicales bonaerenses.

En tanto, los cinco gremios docentes con representación en todo el país (CTERA, UDA, SADOP, AMET, CEA) reforzaron su pedido desesperado la semana pasada para que el Gobierno nacional lance la convocatoria formal y confían en que durante el día de hoy llegarán las novedades. Adelantaron que harán un reclamo unificado de un incremento salarial del 30% -que implicaría subir el piso salarial de 2.300 a 3.000 pesos-.

El jueves pasado llegó la confirmación de la reunión de mañana para los sindicatos chaqueños de parte del ministro de Educación provincial, Francisco Romero, quien en un primer momento especuló que su par nacional, Alberto Sileoni, iba a abrir hoy la mesa de negociaciones con los gremios con representación en todo el país.

Sin certezas todavía en el Palacio Pizzurno, podrían modificarse las intenciones de Romero de acelerar las negociaciones en Chaco. «Para nosotros es un punto de referencia clave la paritaria nacional», aseguró la semana pasada.

Por su parte, el Ejecutivo de Santa Fe se abrió de las negociaciones nacionales y resolvió convocar a los maestros para el miércoles. Si bien Bonfatti adelantó que -de acuerdo con el índice oficial que mide la inflación en la provincia- otorgaría un aumento del 21%, su ministro de Economía, Ángel Sciara, dijo que no podrían respaldar más de un 12% de incremento salarial.

Los serios problemas financieros que enfrentan los santafesinos empujan a suponer que la Casa Gris buscará llegar a un acuerdo con los gremios locales sin tomar como referencia la discusión nacional. La puja no comenzó y ya se anticipa complicada. Es que la Asociación Magisterio Santa Fe (AMSAFE) pedirá «un piso mínimo del 25%» para el salario. La titular del gremio, Sonia Alesso, explicó que solicitarán ese porcentaje «porque el aumento tiene que estar por encima de la inflación acumulada».

En Buenos Aires, el distrito con la mayor matrícula escolar del país, la Federación de Educadores Bonaerenses (FEB) -perteneciente al Frente Gremial- advirtió ayer que de darse el aumento del 30% que se demanda a nivel nacional, tendría un impacto nulo en el ingreso de los docentes por la quita de asignaciones familiares.

«De nada vale discutir un porcentaje si no resolvemos estas distorsiones en la conformación del salario. Muchos docentes con hijos van a recibir una mejora por un lado y la perderán por otro», explicó la presidente de la FEB, Mirta Petrocini.

Dejá tu comentario