China: “el laberinto”

Edición Impresa

 Wall Street operó con pobres resultados en una jornada en la que se conoció un dato peor de lo esperado sobre la economía china, además del compás de espera que mantienen los inversores, ante la entrada de otra tanda de resultados trimestrales. Los operadores se decantaron por las ventas desde el inicio de la jornada tras conocerse la caída de las importaciones chinas en agosto y por la desconfianza que estan despertando instituciones financieras alemanas.

El balance de los pobres datos comerciales de China, volvieron a poner sobre el tapete las preocupaciones sobre una desaceleración en la economía del gigante asiático, pero por otra parte, aumentaron las expectativas de que el país ofrecerá un mayor estímulo.

Por otro lado y bastante preocupante es que se vienen a pique las calificaciones crediticias de compañías de EE.UU. están en un derrape constante más que en cualquier otro período desde la crisis financiera. En agosto y septiembre, fueron 108 rebajas de calificación de deuda de firmas estadounidenses no financieras, la mayor cantidad en dos meses desde mayo y junio del 2009 y Standard & Poor's rebajó la deuda de 297 empresas en los primeros nueve meses, el mayor número también desde 2009. Alrededor de un tercio son empresas de petróleo, gas y otras industrias vinculadas a materias primas, conmocionadas por la caída de los commodities.

Ante este contexto los principales índices de referencia de la Bolsa de Nueva York finalizaron en baja: el Dow Jones de Industriales cerró en 17.081,89 puntos bajando el 0,29 por ciento, el S&P500 se situó en los 2.003,69 puntos perdiendo el 0,68% y el Nasdaq Composite depreciándose el 0,87% llegó a los 4.796,61 puntos.

Por su parte, y en sintonía con Wall Street, por los datos negativos sobre las economías de China y Alemania, las bolsas europeas cerraron en baja. Londres cayó el 0,4%, Fráncfort el 0,9%, París el 1%, Milán el 0,2% y Madrid un 1,3 por ciento.

En China el referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en las bolsas de Shanghái y Shenzhen cayó un 0,1%, mientras que el índice compuesto de Shanghái ganó un 0,2%. La bolsa de Tokio cerró la jornada con una baja del 1,11%.

Dejá tu comentario