Colombia: Gobierno dialoga con cafeteros

Edición Impresa

Bogotá - El Gobierno de Colombia restableció ayer el diálogo con los cafeteros para buscar poner fin a una protesta que completó más de una semana, pese a la negativa de los manifestantes para desbloquear las carreteras, una medida de presión para exigir más ayuda para el deprimido sector.

El mandatario nombró como mediador a su vicepresidente Angelino Garzón, quien junto con varios ministros se reunirá con dirigentes del sector cafetero en las próximas horas.

"Reitero mi invitación al diálogo a los sectores cafeteros que mantienen la protesta y reitero también mi llamado firme para que cesen de una vez por todos los bloqueos que vienen afectando a millones de compatriotas", dijo el presidente Juan Manuel Santos. "Le he pedido al señor vicepresidente Angelino Garzón y a los ministros que han venido atendiendo esta situación que se vuelvan a reunir con los líderes de este paro a la mayor brevedad posible", agregó el mandatario.

Durante la protesta, que mantiene paralizada la recolección y comercialización interna de café, han sido incendiados vehículos de carga y se han producido enfrentamientos entre manifestantes y policías.

Las fuerzas del orden han usado gases lacrimógenos para dispersar las concentraciones, que empezaron a provocar escasez de alimentos y combustibles en varias ciudades del país de 46 millones de habitantes.

La protesta de los cafeteros se produce en medio de una serie de disputas sociales y laborales que han impactado la popularidad de Santos y han afectado la cuarta mayor economía de América Latina.

Por otra parte, unos 340.000 camioneros suspendieron ayer una huelga de tres días después de que el Gobierno anuló una reciente alza en el precio del diésel y se comprometió a congelarlo por tres meses.

La protesta de los cafeteros se produce en momentos en que Colombia busca elevar su producción de café a por lo menos 10 millones de sacos de 60 kilos en 2013, después de incumplir sus metas en los últimos cuatro años por las lluvias y un programa de renovación de cultivos.

Colombia es el cuarto productor mundial del grano después de Brasil, Vietnam e Indonesia y uno de los principales abastecedores de cafés suaves y de alta calidad. Pero el sector enfrenta graves dificultades como consecuencia de los bajos precios internacionales, la revaluación del peso colombiano, los altos costos de fertilización y una cosecha reducida.

Los caficultores sostienen que actualmente los ingresos que reciben por la venta del producto no cubren los gastos de producción, pese a que el Gobierno ofreció el fin de semana pasado aumentar el subsidio que les entrega por cada carga de 125 kilos.

El país tiene 930.000 hectáreas cultivadas con café, actividad de la que dependen unas 560.000 familias. Colombia viene de registrar en 2012 su peor cosecha en más de tres décadas, con 7,74 millones de sacos.

Santos advirtió que, pese a su disposición al diálogo, si los bloqueos de carreteras continúan las Fuerzas Armadas intervendrán para levantarlos y permitir la libre movilización.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario