Colombia: por paros faltan alimentos y combustible

Edición Impresa

Bogotá - Los cafeteros y los camioneros de Colombia entraron ayer en su octava y tercera jornada de protestas, respectivamente, sin acuerdos con el Gobierno, al que exigen subsidios y otras medidas de protección.

Ambos gremios han optado por la huelga y están concentrados en distintas carreteras del país, lo que ha causado bloqueos y el desabastecimiento de alimentos y combustibles en algunas regiones.

Los productores de café, en paro desde el lunes 25 de febrero, exigen una respuesta del Gobierno ante la crisis del sector, afectado por una revaluación del peso frente al dólar, las plagas en los cultivos y el empobrecimiento de los cultivadores. Y los transportistas, que entraron ayer en su tercera jornada de protestas, también piden subsidios tras una nueva suba del carburante la semana pasada.

Ante la persistencia de los dos paros, el titular de Hacienda y Crédito Público de Colombia, Mauricio Cárdenas, dijo ayer en Caracol Radio que a lo largo de la jornada distintos ministros se reunirán con el presidente, Juan Manuel Santos, para buscar soluciones a la situación.

Cárdenas explicó que durante el fin de semana pasado el Gobierno y los cafeteros decidieron elevar los subsidios a los damnificados por los bajos precios internacionales de venta de la carga de café, que es inferior al costo de producción, lo que, alertó, podría animar a otros productores a exigir también compensaciones económicas. "Subsidios, lo único que generan es apetito e interés en otros sectores y, por eso, tenemos que ser sumamente cuidadosos porque lo que está detrás es el aporte que realizan todos los contribuyentes del país a las finanzas públicas", afirmó el ministro. Los cafeteros en huelga, sin embargo, rechazaron las ayudas acordadas al considerar que quienes negociaron en su nombre desde la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) no los representan.

Mientras tanto, los camioneros advierten que sólo levantarán la huelga que comenzaron el sábado pasado si el Gobierno congela el precio de los combustibles y anula el aumento de u$s 0,08 para el diésel. También piden la suspensión del pago de peajes en vías en mal estado y una regulación del parque automotor.

"Con esta gasolina tan costosa y los fletes tan altos no hay bolsillo que aguante", indicó en RCN Radio el presidente de la Asociación Nacional de Camioneros, Pedro Aguilar.

Agencia EFE

Dejá tu comentario